¡El Señor dirija vuestros corazones hacia el amor de Dios y la paciencia de Cristo 2 Tesalonicenses 3,5.