"Pero esto consideraré en mi corazón, y por esto esperaré, Que por la misericordia del Señor no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias; nuevas son cada mañana. ¡Grande es tu fidelidad!". Lamentaciones 3,21-23