A los justos, empero, Dios los mira y escucha atentamente sus clamores. Cuando claman a él, los escucha y los libra de sus angustias. Salmo 34, 17-18