A ti, Señor, me acojo, no quede yo nunca defraudado; tu que eres justo, ponme a salvo. Inclina a mí tu oído, date prisa en librarme. Sé para mí una roca de refugio, la muralla que me salve. Salmo 31, 2-3