Al Señor, en mi angustia, recurrí, me respondió sacándome de apuros. Si yo tengo al Señor, no tengo miedo, ¿Qué podrá hacerme el hombre? Salmo 118,5-6