"Pero quiero que sepáis que Cristo es la Cabeza de todo varón, y el varón es cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo" (1 Corintios 11,3)