Aunque pase por quebradas muy oscuras no temo ningún mal, porque Tu estás conmigo, tu bastón y tu vara me protegen. Salmo 23,4