Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Mat 5,6