De mañana escuchas mi voz; muy temprano te expongo mi caso, y quedo esperando tu respuesta. Salmo 5,3