Dejen todas sus preocupaciones a Dios, porque él se interesa por ustedes. 1 Pedro 5,7