Dios mío, oye mi clamor, atiende a mi oración. Clamo a ti desde el confín de la tierra cuando ya me desfallece el corazón. Llévame a la roca que no puedo alcanzar, pues tú eres mi refugio y mi torre fortificada contra el enemigo. Salmo 61,2-4