El amor es inquebrantable como la muerte; la pasión inflexible como el sepulcro. ¡el fuego ardiente del amor es una llama divina! El agua de todos los mares no podrá apagar el amor; tampoco los ríos podrán extinguirlo. Cantares 8.6-7