El amor vivirá para siempre, nunca acabará. 1 corintios 13, 4-8