El oprimido encuentra su refugio en el Señor; él es su fortaleza cuando lo rodea la angustia. Salmo 9,10