El poder del Señor no ha disminuido como para no poder salvar, i él se ha vuelto tan sordo como para no poder oír. Isa 59,1