El Señor dice, "Nunca te dejaré ni te abandonaré", y nosotros hemos de responder confiados, "El Señor es mi socorro no temeré. ¿Qué pueden contra mí los hombres?". Hebreos 13,5