El Señor es mi Pastor, nada me falta; en verdes pastos él me hace reposar y a donde brota agua fresca me conduce. Salmo 23,1