El Señor está cerca de las almas que sienten aflicción y salva a los de espíritu abatido. Salmo 34,19