En cuanto a ustedes, hermanos, no se cansen de hacer el bien. 2 Tesalonicenses 3, 13