En todo caso, cada uno de ustedes ame a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su esposo. (Ef. 5,33)