Entonces un leproso fue a postrarse ante él y le dijo, "Señor, si quieres, puedes purificarme". Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo, "Lo quiero, queda purificado". San Mateo 8,1-4