Es cierta esta afirmación, Si hemos muerto con él, también viviremos con él; 2Ti 2,11