Es, pues, la Fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. Hebreos 11,1