El sábado pasado me pasó algo muy simpático con mi hija que me hizo comprender, cómo Dios toca los corazones, a su forma y a su tiempo, acá les va la reflexión. Mi hija, de casi 10 años, debido al hecho de estar separado, estoy pasando con ella un fin de semana cada 15 días (cosa dolorosa les confieso, pues amo profundamente a mi hija). Hemos estado hablando del tema del libre albedrio, y de si es correcto o no que yo pida por la restauración de mi hogar, de mi matrimonio, pues ella me dice que su mama está muy feliz, cosa que a los ojos del mundo puede ser cierta, pero nosotros que tenemos la fe, que conocemos a Dios, que conocemos el pecado, la gracia, las consecuencias del pecado en nuestras vidas y en la eternidad, sabemos que lo que está en juego es demasiado importante, y están ellos corriendo un riesgo gravísimo al dejarse llevar por las causas de división matrimonial (las que sean) y nosotros corremos igual riesgo si no hacemos nada . Pues bien, el sábado pasado le dije: ¿me vas acompañar a ir a la universidad, tengo que hacer una vuelta?, y me dijo que sí. Todo bien hasta ahí. Luego le dije: ‘báñate, debemos irnos’ eran las 9:30 am y estaba viendo televisión, de mala gana se metió al baño y pensé: ‘bueno dejémosla’ y luego salió tirándolo todo y haciendo una pataleta horrible. Ahí me di cuenta que necesitaba que le llamara la atención. Le expliqué en tono fuerte (pues ella estaba en actitud de poca escucha) le dije que casi no estaba pasando tiempo con ella y quería compartir aun haciendo esa diligencia, que me entristecía que no quisiera salir conmigo, pero que si prefería el televisor lo respetaba, pero que no era lo correcto, le dije que no la obligaba a ir conmigo, que no la quería tener haciendo mala cara todo el camino, pero que decidiera. Se conmovió, lloró, cambió de actitud y salimos e hicimos las diligencias, pasamos rico, comimos aros de cebolla, papas fritas, en fin, fue un día normal disfrutado con toda la intensidad de padre e hija. Luego le dije: ‘ viste, así va a hacer Dios con tu mami, yo a ti no te obligué igual Dios no obliga a nadie, te regañé y te hice caer en cuenta de tu error y tu elegiste, Dios va a hacer así con la mamá, le va a mostrar su error y ella elegirá qué hacer, lo que no sé es cómo lo vaya a hacer Dios, no sé si se lo vaya a hacer en voz alta, vos baja, o qué empleará, pero le mostrará que lo que hace no es correcto. Hasta acá mi reflexión con mi hija, sé de casos en que Dios hace lo siguiente: Se les aparece Jesús, se les aparece la Virgen, ven a su ángel de la guarda, tienen sueños, se encuentran con un amigo que los hace caer en cuenta de su error, ven una escena que les conmueve, los tumba del caballo, les muestra el infierno y al lugar donde van a estar cuando se condenen, se les presenta el enemigo o una enfermedad o la muerte de alguien cercano o una confesión pues sentían peso en su corazón, o como Dios sepa que debe tocar el corazón, pues Dios le hizo y sabe cómo sensibilizarle (al igual que yo con mi hija, y los que tenemos hijos sabemos cómo regañar a los nuestros) (y aun así no cambian, pero nuestra tarea es no desfallecer) cuando, y cómo Dios tocará a mi esposa, la verdad no sé cuándo suceda, será a su tiempo, cuando todo esté listo, cuando yo esté listo, cuando ella esté lista. Y Dios lo hará y será todo perfecto. Por ahora con mis oraciones y confianza reúno ‘la materia prima’ para el milagro pues bien dice La Virgen: ‘muchos pecadores se condenan porque nadie ora por ellos’ Pues mi esposa no se perderá por falta de oraciones y de intercesión y Dios a su tiempo le tocará y sanará su corazón, terminará de sanar el mío y nos dará un matrimonio nuevo. ORACION PARA LA BATALLA ESPIRITUAL. En este proceso hay que tener en cuenta muchos flancos de batalla: conversión, batalla espiritual, la armadura de Dios, santo rosario diario, confesión una vez al mes, misa frecuente, (varias veces en semana), visita al Santísimo, leer la Biblia, oración y ayuno, vida coherente (vivir como casado, comportarse como casado, y conservar nuestro anillo y fidelidad). Es cierto, son muchas cosas, pero siempre que me veo cojeando en el aspecto espiritual es porque bajé la guardia en una de ellas. Hoy quiero compartirles algo, y es que hace un tiempo, todas las noches hago una oración que yo compuse, basada en varias citas principalmente: “6 Por tanto, cerraré con espinos su camino, la cercaré con seto y no hallará sus caminos. 7 Seguirá a sus amantes, pero no los alcanzará; los buscará, pero no los hallará. Entonces dirá: «Regresaré a mi primer marido, porque mejor me iba entonces que ahora».” Oseas 2:6 7 Oseas 2,16. “Por eso yo voy a seducirla; la llevaré al desierto y hablaré a su corazón”. 17. “Allí le daré sus viñas, el valle de Akor lo haré puerta de esperanza; y ella responderá allí como en los días de su juventud, como el día en que subía del país de Egipto.” 18. “Y sucederá aquel día oráculo de Yahveh que ella me llamará: «Marido mío», y no me llamará más: «Baal mío.»”19. “Yo quitaré de su boca los nombres de los Baales, y no se mentarán más por su nombre.” 20. “Haré en su favor un pacto el día aquel con la bestia del campo, con el ave del cielo, con el reptil del suelo; arco, espada y guerra los quebraré lejos de esta tierra, y haré que ellos reposen en seguro.” 21. “Yo te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia y en derecho en amor y en compasión.”22. te desposaré conmigo en fidelidad, y tú conocerás a Yahveh “He aquí, déjame decirte que no tienes razón en esto, porque Dios es más grande que el hombre. ¿Por qué te quejas contra El, diciendo que no da cuenta de todas sus acciones? Ciertamente Dios habla una vez, y otra vez, pero nadie se da cuenta de ello. En un sueño, en una visión nocturna, cuando un sueño profundo cae sobre los hombres, mientras dormitan en sus lechos, entonces El abre el oído de los hombres, y sella su instrucción, para apartar al hombre de sus obras, y del orgullo guardarlo; libra su alma de la fosa y su vida de pasar al Seol.” Job 33:12 18 “Yo les daré un solo corazón y pondré un espíritu nuevo dentro de ellos. Y quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne” Ezequiel 11,1. Dios a ustedes les revelará cuales citas, pues no todos tenemos los mismos problemas aunque están fundamentados en dos pilares según un estudio de la Santa Sede, los pecados más comunes nuestros son: en los hombres la lujuria y en las mujeres la soberbia, y muy probablemente nuestros problemas de pareja van a girar en torno a esto dos pecados. Por respeto con mi matrimonio, con mi esposa, con mi hija, no publico la oración pues hay detalles que son solo nuestros y con Dios, pero si les puedo poner una guía y luego cada cual verá si la sigue, la adapta o crea su propio modelo. Acá les va: “Padre Santo, Señor mío, en el nombre de Jesús quita de los caminos de mi esposa todo aquello que está impidiendo doblar rodillas ante tu Hijo Jesús, quita todo lo que debes quitar, Dios), quítale Padre su auto justificación y autoengaño, quita Padre amado el endurecimiento de su corazón, quita la sensación de que no hace nada malo, dale conciencia del pecado, muéstrale Padre el daño que ha hecho, envía un gran arrepentimiento a lo profundo de su corazón y su mente y dale esperanza en tu gran amor y misericordia. Quita todas aquellas personas que no están bajo el yugo de Jesús porque no son buenas consejeras, porque Tú y yo Padre sabemos que el enemigo vino a robar y a matar. Corrige a tu amada (nombre de mi esposa o esposo) para que ella no se pierda, te pido intervengas Padre santo por la intercesión del Inmaculado Corazón de María, para que ella pueda entender y proclamar el Evangelio glorioso de Jesús, y ser una mujer, esposa, hija y madre conforme a tu corazón. Espíritu Santo llena todos los espacios que dejó el pecado en la mente y corazón de mi esposa. Sánale, ilumínale, libérale, renuévale. Cerca su camino con espinos y aléjale de (ya sea otra persona, el juego, el vicio, el amor al dinero, u otro pecado), llévale al desierto (aclaro: Dios sabrá cuál es el desierto de mi esposa, o de su esposo, en unos será la enfermedad, en otros dificultades laborales, en otros desazón con la vida y con lo que vivan) háblale al corazón y enamórala o enamóralo de ti, haz lo mismo conmigo Señor, enamórame de Ti en este desierto y no dejes de hablarme al corazón, haz de mí el hombre, esposo, padre e hijo que Tú quieres. No dejes de hablarle día y noche, en sueños o visiones, sella con tu instrucción sus oídos, para que la guardes del pecado y la soberbia, y su alma no se pierda. Dale y dame un corazón nuevo, cambia nuestros corazones de piedra en corazones de carne, danos espíritus nuevos, haznos odres nuevos. Padre Santo te pido que no se sienta contenta ni contento, ni tranquilos lejos de Ti, que vuelva a Ti, que se enamore de Ti y te sea fiel, y que ame a nuestra santa madre, te pido esto mismo para mí, restaura nuestro matrimonio, si es tu Voluntad apresura los tiempos de restauración, más que se haga siempre tu obra perfecta por encima de mis deseos, pues lo que Tu Padre amado has unido, ni el hombre, ni terceras personas, ni la distancia, ni las circunstancias, ni nada puede separarlo. Amén. OTRA ORACIÓN BASADA EN OSEAS, MATEO Y REYES. Padre celestial quiero pedirte conforme a tu palabra escrita en Oseas 2 6 7 que coloques un cerco de espinos y cubierto con la Sangre de Jesús derramada en la cruz, alrededor de la vida de __. Que levantes un muro de fuego en torno de la existencia de __, para que __no siga encontrando su camino hacia el mundo, para que ningún plan del enemigo impida tu obra en su vida, para que ninguna persona mujer u hombre retrase tu obra de regreso a tus caminos, hasta que pueda confesar de corazón que mejor le iba cuando estaba junto a Jesús su único Dios, y mejor vida tenía junto a su esposa y sus hijos. Te lo pido Padre en el Nombre de Jesús. Amén. Padre, Tú en la Parábola de la higuera estéril, escrita en Mateo 21, 19 nos muestras cómo ninguno de los frutos del mal deben florecer en nuestras vidas. Conforme a esto y en el Nombre de Jesús, le digo a los planes de satanás en la vida de: Nunca Jamás de frutos, en el nombre de Jesús. Le digo a los planes de satanás de seguir manteniendo a mi esposo en adulterio con la mujer ajena, no den más frutos en el nombre de Jesús. Le digo no den más frutos de destrucción, de mentira, de engaño en la vida de _. Le digo a los frutos del divorcio, del abandono, de la lujuria, de la mentira, de la arrogancia, de la altivez, del orgullo, de la confusión, de la manipulación, de la soberbia, de la deshonestidad, de la deshonra, de todo aquello que no viene de Dios que es la Luz y la verdad nunca jamás den frutos en la vida de _, en el Poderoso nombre de Jesús y decreto que se secan todos estos frutos en su vida desde la raíz hasta la punta y amanecemos y vemos totalmente seca y destruida toda planta del mal en la vida de __y en nuestro matrimonio en el Nombre de Jesús. Amén Para Ti que nada es imposible Señor y que te complaces en la salvación de tus hijos, ato en el nombre de Jesús todo espíritu de esclavitud que quiere mantener a __en el pecado, en los vicios, en el engaño, en la mentira, en la soberbia, en la confusión, en ceguera espiritual, en la desobediencia, y desato el Espíritu Santo en __. El Espíritu Santo que comienza a adoptar con su Luz, su guía, su amor, su santidad todo los pasos de _. Esto lo pido conforme a tu palabra escrita en Mateo 18,18 en donde dice que todo lo que atemos en la tierra quedará atado en los cielos y todo lo que desatemos en la tierra quedará desatado en los cielos, para la gloria de Dios Padre. Amén. Padre, hoy quiero pedirte tal cual está escrito en 2 Reyes 6,17, como lo hizo Elíseo. Oro Padre en el nombre de Jesús para que abras los ojos de _, para que vea el engaño, para que vea la mentira en la que vive, para que vea tus caminos, para que vea tu verdad, para que vea tu luz. Sólo con abrir sus ojos, Padre, y voltear su corazón a Ti, será transformado y liberado de satanás en el Poderoso nombre de Jesús. Amén. ¡Gracias Señor! Amén. Si al leer la oración de ustedes, sienten que en las palabras hay signos de odio y desprecio, o rencor de parte de ustedes, corríjanla hasta quedar tranquilos, Dios poco a poco la va corrigiendo hasta que queda correcta. Yo las primeras veces que la oré, la primera semana no me dejaba tranquilo, porque veía dolor en mi corazón y ganas de “falsa justicia” (justicia humana) pero bueno, insisto ya quedó bonita y la rezo en las noches, como les había contado. Estas oraciones van cambiando con el tiempo, Dios nos va mostrando, qué adicionarle o qué quitarle. Les dejo la tarea, Dios les bendiga y que compongan bonitas oraciones y el Espíritu Santo les ilumine en la composición de su oración (Él se las revisará mejor que yo). Miembro de JSMF.