Resumen: Unión libre, ruptura sacramento, infidelidad, restauración.

La paz, la fortaleza, el amor y la alegría de Nuestro Señor este con ustedes: Quiero compartir con ustedes un poco de las grandes maravillas que nuestro Señor hizo en mi vida: Decidí hace 19 años (cumplidos en este año) vivir en unión libre con el hombre que desde ese momento supe sería para toda la vida, además que estaba embarazada de él. Al poco tiempo nacieron nuestros bebés, una niña y un niño, la niña con retraso, muy débil y enferma, los médicos me dijeron que tenía pocas posibilidades de vivir.

Yo no tenía la fortuna de conocer a nuestro Dios Todopoderoso pero dentro de mi ignorancia sabía que había un Dios y a Él le pedí que se hiciera su Voluntad, fue un proceso sumamente doloroso. Después de cuatro años mi esposo decide irse a Estados Unidos supuestamente por nosotros, esto provocó que mi esposo se distanciara de mí, hablaba poco y al principio nos enviaba dinero, después solo me decía que no tenía trabajo, que ya no regresaría y que me olvidara de Él, esto duró seis años.

Mi esposo vino en dos ocasiones solo a visitar a sus padres y a nuestros hijos y se regresó a Estados Unidos evitándome lo más que pudo. Mi suegra solo me decía: “mi hijo no va a volver, olvídalo”, algunos familiares me decían: “cásate, total no estás casada ni por lo civil ni por la iglesia.” Pero por la gracia de Dios todo eso lo ignoraba, no los escuché, porque en esos momentos estaba muy ocupada en la rehabilitación de nuestra hija con retraso que a pesar de las circunstancias seguía con vida y ya empezaba a caminar y a ser independiente. Mi sufrimiento era más intenso porque tenía que trabajar muy duro para cubrir nuestras necesidades económicas y vivía rentando de un lado a otro.

Dios me tenía preparado lo que en esos momentos jamás me hubiera imaginado: Dios empezó a proveerme económicamente, mi vida cambió en el trabajo me dieron un ascenso y pude adquirir una casa, un auto que me facilitó transportar a nuestra hija para su rehabilitación, pude pagarle a una persona para que me ayudara en los cuidados de los niños y esto me hizo acercarme más a Dios, pero todavía estaba lejos de Él.

Después mi esposo volvió, me dijo que lo perdonara, que había cometido un error, que estaba dispuesto a luchar por nosotros y me propuso matrimonio religioso. Un año después de su regreso nos casamos por la iglesia y al año siguiente nos casamos por lo civil, bautizamos a nuestros hijos y Dios nos bendijo con la llegada de un nuevo bebé.
Pero el enemigo molestó por todo esto, hace un año quiso destruir mi matrimonio con una infidelidad de mi esposo, motivo por el que tomé la decisión de divorciarme de él, y me dije: “voy a rehacer mi vida con otra persona para terminar definitivamente con mi esposo”, pero Dios me habló, me corrigió, me mostró la verdad y me abrazó a través de JSMF.

Hoy estoy con el Señor, pidiéndole obediencia y sabiduría para seguir de su mano en continuo diálogo con El, por amor solo por amor ya no por interés, por conveniencia, ¡no!, ahora comprendo que soy su hija, que tengo su protección, su calor y su presencia, no puedo pedirle más, las adversidades están al día pero eso no me interesa, solo quiero permanecer en El, ahora y cuando me llame a su presencia. Dios Todopoderoso y mamita María los bendiga siempre, pues a través de ustedes surgió esta relación personal con Dios Todopoderoso, en este mes cumplo un año en este grupo y en esta semana, mi esposo nuestros hijos y yo asistimos a la iglesia juntos y ayer hicimos un rosario unidos en armonía en nuestro hogar,
Con lágrimas de alegría los invito a perseverar, a amar a nuestro Dios de lo imposible, Todopoderoso.