Este es el tema de uno de los capítulos de un libro precioso que estoy leyendo, considero más valiente a aquel que supera sus deseos, que a aquel que conquista a sus enemigos, porque la Vitoria sobre sí mismo es la más difícil”. Aristóteles. Hace más de cuatro años, una gran nube de tinieblas, depresión, dolor, incertidumbre y angustia rodeaban mi vida. Tratando de vivir con una sonrisa hacia fuera pero con un terrible dolor por dentro transcurrían mi día a día, hasta que, poco a poco con el correr del tiempo y de ir conociendo a Dios, he ido entendiendo sus planes en mi vida, lo mucho que EL me ama y lo mucho que espera que yo le ame, he aprendido a depender de él en cada paso de mi existencia, lo importante que es tener Fe y no perderla nunca a pesar de las adversidades, además Dios me enseñó a perdonar a mi esposo por su traición y abandono, así como a sanar todas mis heridas, aprendí a dejar el pasado en el pasado y a disfrutar cada día como un maravilloso regalo que abro y disfruto a plenitud desde que amanece hasta que anochece. Aprendí que humanamente no puedo hacer absolutamente nada con todo lo que pasó, hace cuatro años, hace un mes o el día de ayer (todos esos días son historia), sin embargo si puedo hacer mucho por cada página en blanco que recibo cada mañana y mi decisión ha sido desde entonces vivir siempre con mente amplia, positiva, alargando mis deseos hacia un futuro mejor. Soy el ejemplo de mis 3 pequeños hijos y quiero que miren brillar a su madre con esmero, dedicación, amor y actitudes positivas ante los retos, pequeños o grandes de la vida. He descubierto que yo voy abriendo el camino por donde ellos transitarán y es tan impactante darse cuenta de tamaña MISION en la vida!!!. No la hemos tenido fácil, mis hijos y yo, sin embargo esos días de duelo y dolor, quedaron muy lejos y hoy bendito sea Dios. Hemos encontrado mucha, mucha paz y sabiduría en el proceso de crecer espiritualmente. Personalmente encontré en la Eucaristía, las visitas al Santísimo y mi oración continua y profunda las herramientas y armas necesarias para llegar al peldaño que he alcanzado hoy, vencer mis propios miedos, vencer mis limitaciones y recuperar mi autoestima pero sobre todo caminar junto a Dios, confiar y esperar única y exclusivamente en El. Creo que no hay ningún secreto en este caminar, tal vez lo más importante y sencillo de hacer es enfrentar nuestra realidad, tomar la decisión de vivir en la luz y exponernos a Dios en todo el contexto de la palabra: mente, cuerpo y alma (pensamientos, acciones y estado espiritual). De allí en adelante, créanme TODO ES OBRA DE DIOS. Así que pido al cielo, a Dios padre que es TODOPODEROSO, a la Virgencita María que siempre nos conduce a su hijo amado JESUS para alcanzar las gracias de Dios, para que todos ustedes queridos hermanos del Grupo Jesús Salva Mi Familia, encuentren también esta LUZ, para que caminando en ella puedan vivir en LIBERTAD, TRANQUILIDAD y SIN TEMOR. “Si le damos un poco de luz a nuestra vida, el temor no tendrá donde esconderse” Espero que todos tomen una decisión hoy!!, ANDAR EN LA LUZ Y ABANDONAR LAS TINIEBLAS. ORACION: “Padre Celestial, escudriña mi corazón y mis pensamientos y saca toda oscuridad y todo lo oculto y negativo que pueda haber en ellos. Quiero caminar en integridad, en tu verdad y en tu luz. Haz de mi una morada de tu gloria y de mi corazón, tu habitación. Afirma mis pasos. Me arrepiento de mis errores. Ayúdame a andar en tu Palabra y en tu libertad. GRACIAS por ser mi luz, por perdonarme, por ayudarme con cada desafío y por hacerme libre de todo temor.”