Estaba un JSMFereño caminando por la calle distraído, cuando de repente se le acerca Jesús,(la verdad se le hizo el encontradizo como la samaritana en el pozo), pero el JSMFereño le reconoció inmediatamente pues al grupo habían enviado muchos mails y novenas y PowerPoint y ya sabía reconocerlo, además su corazón se lo confirmaba. El Señor viéndose descubierto (alegremente) le dice: “¿Qué quieres que haga por ti?” El JSMFereño le dice: ¡Que alegría verte Señor!, nunca me esperé esto, qué regalo tan grande, pues con verte tengo toda la felicidad, te quiero pedir que me sienta bien, que sea feliz, que la tristeza que llevo en mi corazón desaparezca, que ya no me duela toda esta situación tan angustiante con mi cónyuge. Y Jesús conociendo su corazón le dice: “¿Y para tu cónyuge?” El JSMFereño responde poniendo su rostro cariacontecido: No, no hablemos de él, él no va a cambiar, es imposible que esto suceda. Y nuestro amado Jesús, con una tristeza mortal en su corazón le dice: bueno hijo mío, que se haga según tu fe, Jesús desapareció con unas lágrimas en sus ojos, y el JSMFereño nunca entendió que fue lo que pasó. PREGUNTAS PARA TI: ¿Tu fe está limitando el poder infinito de Dios? para los milagros se requieren dos ingredientes claves: Humildad y confianza, ¿Desconfías de Dios y de su amor infinito por tu cónyuge? Bendiciones. Miembro de JSMF.