Hola a todos, hay un tema que me viene dando vueltas y es el trato a los enfermos, (lean y luego se darán cuenta que pasa) Un familiar nuestro sufrió una grave y mortal enfermedad, y fue operado en una delicada y cuidadosa cirugía, pasó una un mes en cuidados intensivos, allí tuvo toda la tecnología del mundo para su recuperación, luego estuvo en habitación, bajo el cuidado de enfermeras por 7 meses, y luego le dieron salida del hospital, pero tiene revisión semanal y tiene cuidados especiales, alimentos especiales en casa etc. Por fin luego de 4 meses de cuidado el médico dice que se alivió. Pero no puede hacer mucho esfuerzo y tiene revisión mensual, por fin luego de seguir así 3 meses el enfermo está curado. Bueno ya se imaginarán para donde voy: resulta que el cónyuge que estaba enfermo de una grave enfermedad es el cónyuge pródigo, por frutos de la oración y la conversión propia, lograron que volviera. (Esa es la cirugía allí Dios volvió a mover, a sanarlas, a ponerlas donde eran.) El punto es que muchos dicen aleluya, aleluya regresó y de verdad es como decir aleluya le fue bien en la operación y no se murió. (Sí los frutos no los ven en esta vida los verán en la eterna, pero somos responsables de nuestros cónyuges ante Dios 100% si ellos se pierden es culpa nuestra, por no orar ni ayudarles a sanar. Pero sigamos con el tema, apenas regresan, bajan la oración y vuelven a ser como antes, desaparecen del grupo, no vuelven a misa frecuente, dejan de hacer oración de sanación y liberación, olvidan el rosario en fin bajan la guardia. Bueno, pues si al enfermo no le hacen cuidados lo pierden, pues no cuidaron de él como debían, igual quienes viven con sus cónyuges adúlteros, o indiferentes o endurecidos, si dejan la medicina del amor diario la medicina de la oración, la medicina del rosario, la medicina de la misa y adoración frecuente los pierden, se los he dicho y se los repito: nuestros cónyuges ya sean pródigos de alma y cuerpo o de alma (Los que viven con nosotros pero como que no estuvieran) están enfermos de muchas enfermedades mortales, desamor odio, rencor, resentimiento, lujuria, adulterio y muchas otras más El hecho que regresen o que aun vivan con ellos es solo un pequeño porcentaje 10% desde mi punto de vista, el verdadero trabajo está cuando viven con nosotros realmente por eso les insisto: sea cual sea el estado en que se encuentre 100% amor, cero reclamos, cero pasado, cero desprecio, cero juzgamiento, 100% testimonio de Cristo en ti 100% oración Dios les bendiga. Miembro de JSMF.