Tengo una deuda con JSMF pues debo redactar nuestro testimonio. Por el momento les cuento que mi esposa pagó y logró el divorcio. De mi parte, nunca fui a las audiencias; y luego, cuando ella recibió la noticia del divorcio y la fecha para retirarlo, no asistió. Siempre ocurre la Voluntad de Dios y no la nuestra. Somos hoy por hoy un testimonio de restauración y el Señor nos regaló un ministerio de evangelización y estamos trabajando con otras parejas y predicando la conversión y la importancia de un matrimonio cristiano. Reconocemos a Jesucristo como el centro de nuestro hogar y nuestras vidas y llevamos su mensaje con amor.

Hermanos en Cristo: tengo el deber de agradecer a este bendito grupo JSMF que me ha dado una guía espiritual tan valiosa, así como oraciones para lograr lo que yo pensaba que era imposible. Seré breve, os pedí oración por mi matrimonio hará como un mes, estamos pasando dificultades económicas y en diciembre pasado me diagnostican depresión. Entonces mi marido me rechazó, cambió para mal, decía que quería separarse y que había perdido los sentimientos, yo no entendía nada. He orado mucho todo este tiempo, pero desde que os conocí se aceleraron las cosas. Ha sido doloroso, un infierno, peleas, muchos llantos míos, conviviendo bajo el mismo techo. Hace una semana me pidió perdón y estamos enamorándonos otra vez, gracias al Señor Jesús, a El la ¡Gloria por siempre!

Lo que me ha ayudado ha sido: rezar el Rosario, ir a Misa (a las menos dos veces en semana) la oración de los 7 dolores de la Virgen de Santa Brígida (promete la paz en la familia), hacer algún sacrificio o ayuno al día. Orar sin descanso, poner a Jesús en el primer lugar en mi vida, esto ha sido fundamental. Al poner al Señor en el primer lugar, me llené tanto del que no me importó nada más que lo que El quisiera, y de una manera asombrosa mi marido se sintió atraído por mí, luego me dijo que yo desprendía luz y alegría. Pero esto no vale si se hace para querer al marido porque entonces no amas la Voluntad de Dios, sino la tuya. Reconocer mi culpa, pedir perdón de lo malo y confesarme con un sacerdote, tener una buena amiga que oró conmigo, poner a mi hija de 7 años a rezar por las noches para que su papá quisiera a su mamá como antes, creo que esto es todo, ah y rezar la coronilla de la Divina Misericordia. también vi la película de Santa Rita que me ayudó enormemente, se las recomiendo, tener otra amiga que oró por nosotros. Aún no está todo ganado, mi marido aún no viene a misa conmigo, pero confío en el Señor, El murió en una Cruz por él y no lo dejará, estoy segura. Ante un momento de desánimo le dije a mi amiga: “es que el mal puede con esto, y ella me contestó: Jesucristo venció al mal, Resucitó, no lo olvides.”

No se desanimen. Oro todos los días porque veamos muchos más matrimonios restaurados. También repetía mucho: “bendice a mi familia, Señor”. “Bendice mi matrimonio, bendícenos Señor”. Se me olvidó decir que también recé mucho por mi marido el Rosario de la liberación, porque es muy sencillo y lo rezaba continuamente, me ayudó mucho también ver el testimonio de Marino Restrepo, que no lo conocía, espero que les haya ayudado con este testimonio. Yo sigo en oración por todos ustedes y por sus familias. Os llevo en mis oraciones, muchas gracias y que el Señor os bendiga. “La confianza del justo no quedará defraudada”