Al igual que a todos ustedes las circunstancias, las personas, y mi debilidad también me atacan. Hace unos días alguien de Fe, quien había sido testigo de un milagro en su vida me decía que ¿por que seguía esperando? ¿que por que no me daba por vencido y aceptaba que Dios no restauraría mi matrimonio? que Dios respetaría la libertad de mi esposa y que aceptara eso como el plan de Dios para mi vida y no crean, yo también me lo pregunto, pero Dios en su misericordia me ha contestado, tanto a mi, como a ustedes, pues se que Dios les habla como a mí y El en su misericordia, les envía señales a ustedes, a nuestros cónyuges y a todos, pues Dios ama a sus hijos y quiere que todo se salven. “Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” 2 Pedro 3,8 9 Veo muchos ejemplos que me animan: Cuando mi Fe esta bajita, llega un testimonio a la página que llena de esperanza Dios me regala en mis oraciones de la noche una cita que me llena de luz ( salmo 119,50 Lo que me consuela en la aflicción es que tu palabra me da la vida.”) Hablar con gente de Fe y que ha visto el milagro de Dios en su vida, y que no me desaniman Recordar que un matrimonio se separaron 19 veces hasta que por fin puso a Dios como prioridad le entrego su matrimonio y declaro en Fe que lucharía hasta siempre por su esposo y Dios restauro su hogar y formaron un hermoso ministerio por las familias y se sano su hogar Dios me regala un sueño que me guía en mi caminar y oración, o una canción me llena de certeza. volver a leer los testimonios Definitivamente es clave, creerle y escuchar a Dios, pues si escuchamos al mundo estamos perdidos, pues como lo he dicho tantas veces “ESTA LUCHA DESDE EL PUNTO DE VISTA HUMANO ES UNA COMPLETA LOCURA Y ESTUPIDEZ, PERO DESDE LA FE ES CAMINO DE SALVACIÓN PARA NOSOTROS Y NUESTRA FAMILIA” Volviendo al tema, a ratos comprendo que debemos ser como el padre la palabra del hijo prodigo y es que acaso NO TIENE SENTIDO ESPERAR TODOS LOS DÍAS A QUIEN ES UNA SOLA CARNE CONMIGO? yo digo que si, esta marca indeleble que no se borra con nada (y que ellos en su lejanía tampoco pueden borrar) no nos deja en paz y nuestro corazón no descansará hasta que vuelvan a Dios y se restaure el hogar. NO TIENE SENTIDO ACASO ESTAR DE PIE CUANDO TODO ESTA MAL? eso no fue pues lo que prometimos? NO TIENE SENTIDO ACASO AMAR, COMO LO PROMETIMOS, EN LAS BUENAS Y LAS MALAS, Y PARA SIEMPRE, SIN IMPORTAR COMO SE COMPORTARA EL OTRO? No veo la vida de otro sentido, no concibo (luego de mucho estrellarme y reflexionar) el amor de otra forma, no veo tampoco que un hijo que se pierda uno como padre o madre, no lo espere todos los días y todos los días ruegue y pida por el y clame a Dios por el, pero como padres debamos seguir nuestra vida (pues si dejamos que la tristeza se apodere de nosotros nos consume y acaba…???) , no le veo otro sentido a las cosas, el verdadero amor es así, incondicional, radical y para siempre, y no me imagino otra forma. Dios nos amo a nosotros y nos rescató cuando estábamos perdidos, acaso no es ese mismo amor al que nos llama Dios, ¿el incondicional y fundamentado en El y en su palabra y el ejemplo de lo santos??? Ahora una cosa es cierta, mi vida “debe continuar” como así? no se trata que yo vaya a vivir como soltero, o como si esa persona ya no importara y yo cumpla mis mandamientos sin buscar pareja ( como en una resignación donde se dice sigo fiel a la IGLESIA, Y A MIS PROMESAS, PERO MI ESPOSA O ESPOSO ES CASO PERDIDO) no, no, no, o como si nunca me hubiera casado, para nada, debo y debemos: seguir trabajando en nuestra casa, en nuestro empleo, en nuestras cosas, en nuestra alegría, en nuestros hobbies (cuantos abandonaron sus hobbies, la jardinería, la música, la cocina, la escritura, etc.) sanar mis heridas trabajar en mi conversión, orar por mi cónyuge alimentar mi Fe, nutrir mi relación con Dios no depender de lo que hace o no mi cónyuge, mi vida no debe girar en torno a el o ella, debe girar en torno a Dios, quien me pide que lo ame a El sobre todas las cosas, que me ame (correcta autoestima de si mismo, no es soberbia, es amarse de forma correcta, es cuidarse como templos del Espíritu Santo, es alimentarse correctamente, y buscar la sanidad física y espiritual, entre muchas cosas.. sensatas toco aclarar pues la incorrecta autoestima lleva al a soberbia y al endurecimiento del corazón) y así como me amo amar a mi prójimo. Lo cierto es que la vida continua y llegará el momento de la restauración, Dios sabe cuando, en su tiempo perfecto (cosa que no dudo), pero yo no debo quedarme congelado en el tiempo, yo debo continuar, crecer como persona, profesionalmente, ayudar a otros, ayudar a mis hijos, SER FELIZ CON LO MUCHO QUE DIOS ME DA, aunque esa persona que amamos no esta con nosotros, mejorar mi relación con Dios, día a día, luchar con alma vida y corazón por que ese reino de los cielos llegue a nuestra vida y eso si no dejar de interceder. Ojo.. luchar con la gracia de Dios y la decisión por dejar de vivir en tristeza, san Francisco de Sales decía “un santo triste es un triste santo” (y la verdad nunca me ha gustado esa frase.. o no la he comprendido del todo) yo simplemente pienso un santo triste realmente no es santo LA TRISTEZA ES PECADO… LA TRISTEZA ES DESCONFIANZA EN DIOS Y ES AUTODESTRUCTIVA. Debes trabajar en salir de ese estado de dolor, y aceptar lo malo que paso, aceptar que salir de allí es un proceso (tienes miles de almas orando para que salgas de ese estado y abras tus brazos a la existencia nuevamente), perdonar, perdonarte, sanar, hacer oraciones de sanación interior ante el santísimo, recibir frecuentemente la eucaristía, y salir de ese estado del cual nosotros en jsmf, tu familia, tus hijos, tus amigos queremos verte salir, pero debes de dejar de lamerte las heridas, ponerte de pie y avanzar. Si miran bien la parábola del hijo pródigo, dice:” Estando él todavía lejos, le vio su padre” (copio al final la parábola) no dudo ni un solo instante que su padre miraba todos los días al horizonte esperándolo, o acaso no esperamos nosotros un email, una visita, una sonrisa, una señal a lo lejos… Ese es el amor que nos enseñó Cristo, el perseverante, el que lucha por quienes ama, no el obsesivo, ni deprimente, ni enfermizo, es sano, NO es un amor en el que la persona amada se vuelve nuestro ídolo y culto de adoración.. noooooooo, como se les ocurre… noooo (ojo con eso.. eso es codependencia) y OJO CON MENDIGAR AMOR.. PARA NADA.. AMENLES MUCHO MUCHO MUCHO.. PERO DE RODILLAS SOLO ANTE DIOS. Es un amor, en el que nuestro cónyuge es amado y con ese amor que alimenta Dios y que nace de la fe en Dios y de la Esperanza que se cumplirá su santa Palabra por amor a nuestra familia y a nosotros. Por lo tanto, no se desanimen, ni nos desanimemos cuando nos digan que estamos desenfocados, locos, raros o extraños (este amor no lo conoce el mundo), que debemos bajar la guardia y perder nuestra esperanza… NO NOS DEJEMOS ROBAR LA PROMESA, NO NOS DEJEMOS QUITAR LA FE, QUE DIOS ES FIEL Y EN SU MOMENTO VEREMOS COMO TODAS NUESTRAS ORACIONES, UNA A UNA FUERON ESCUCHADAS Y NI UNA SOLA COMA, SE PERDIÓ ENTRE CIELO Y TIERRA. Ánimo pues mis soldados y soldadas, a seguir nuestras vidas, con los pies en la tierra, con los ojos en el cielo y rogando porque un día regresen primero a Dios y luego a nosotros, no es malo.. no es incorrecto ES NUESTRO DEBER HACERLO.. ASI LO PROMETIMOS Y ASÍ LO HACEMOS 1Co 13, 4 11 El amor no pasará jamás Dios les bendiga y la virgen les cubra con su manto. San José, ruega por nosotros Parábola del hijo pródigo: En aquel tiempo, se acercaban a Jesús todos los publicanos y los pecadores para oírle. Y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Éste acoge a los pecadores y come con ellos. Jesús les dijo esta parábola: Un hombre tenía dos hijos; y el menor de ellos dijo al padre: “Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde.” Y él les repartió la hacienda. Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino. «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad. Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos. Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba. Y entrando en sí mismo, dijo: “¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre! Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti. Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros.” Y, levantándose, partió hacia su padre. « Estando él todavía lejos, le vio su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente. El hijo le dijo: “Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo.” Pero el padre dijo a sus siervos: “Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies. Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta, porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado”. Y comenzaron la fiesta. Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas; y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello. Él le dijo: “Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano.” El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba. Pero él replicó a su padre: “Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos; ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!” Pero él le dijo: “Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo; pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado.” Lucas, 15, 1 3.11 32. Miembro de JSMF.