GRACIAS SEÑOR!!!   Hoy ofrecí una misa de acción de gracias por todas las bendiciones que recibí en este año y por todas las que me quedan por recibir. Asímismo, dí las gracias por todos los matrimonios restaurados y por todos aquellos que vamos a ser restaurados por la Gloria de Dios. Mi salvación nació de mi tragedia familiar, siempre recordaré el dia que comenzó mi crisis matrimonial, cuando me ví agonizando y fue a partir de mi calvario, cuando Jesús, que había estado 41 años pacientemente esperándome, me tendió la mano, a mi … pecadora, que vivía consciente e inconscientemente muerta, a causa de las faltas y pecados cometidos por mi debilidad humana. Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, me hizo revivir con Cristo; salvada por su gracia, mediante la fe, que no proviene de mi, sino que es un don que me dió Dios.   Durante estos largos y dolorosos meses, mi alfarero me ha ido modelando, no fueron como yo quería, parte de mi aprendizaje era entender que sin el Señor no soy nadie, no soy yo quien manejo los hilos de mi vida, la última palabra la tiene siempre Dios. Tenía que mostrarme humilde, aceptar que Jesús cuidara de mis cosas, que lo nombrara mi timonel en este barco que navega contracorriente y que me agarrara fuertemente a Él cuando las sacudidas pareciera que me hundiría. He aprendido que cuando llegan los días de borrasca lo miro a los ojos y sin parpadear le digo: “Sacratísimo Corazón de Jesús, en ti confío”. Y que cuando más cerca estoy de Él, más me tienta el enemigo del rabo, pero no tengo miedo, en mi cuello cuelga una medalla de la Virgen Milagrosa, y nadie más poderosa para espantarlo. Hace dos semanas mi marido llamó, para pedirme legalmente el divorcio, y nuevamente tengo que agradecer a mi Padre el haberme fortalecido y haber mantenido una conversación tranquila, conciliadora, cariñosa, que hizo que terminara mi marido llorando como un niño y yo consolándole; mi mente me dice que eran lágrimas de remordimiento de conciencia, que todavía no está preparado para la vuelta, como así lo confirma la llamada de su abogada una semana después, para iniciar los trámites. Pero una vez más, Gracias a Dios, estoy tranquila, porque se hará LA VOLUNTAD DEL SEÑOR, y será lo mejor para mí, para mi marido y para la chica que está con él!!!