Historia

Mis muy amados hermanos y hermanas en Jesús y María:

Muchos de ustedes se estarán preguntando: ¿Cómo nació JSMF?…. ¿A quién se le ocurriría tal idea?…. Solo existe un verdadero Creador que utilizó y sigue utilizando instrumentos para iniciar y hacer crecer esta obra monumental, que ha abierto corazones y ha despertado conciencias alrededor del mundo, utilizando la herramienta más globalizada de toda la historia del hombre, y que no deja rincón de la tierra al que no pueda llegar. ¡Ese Creador es el mismo Padre Dios, que por Jesús y María nos bendice!…. Para información de todos, esta es la historia:

Pero antes permítanme contarles quién es el suscrito: Mi nombre es Rodrigo Loaiza Álvarez, Director General de nuestra comunidad, y el último de los servidores del Evangelio, soy colombiano, mi esposa es Hortensia Molina Lanziano, casados el 01 de Agosto de 1.970. Tras años de conflictos y un mes que estuvimos separados, hace 34 años, fuimos restaurados y hoy, próximos a cumplir nuestro 46º aniversario. Ahora, con Cristo, como el tercer cordel de cuerda, ser padres de una hija y un hijo, casados y abuelos de tres hermosas niñas (9 -15 – 18) y un joven (22 años), podemos decir que somos un matrimonio y una familia feliz. Clic ( Ver testimonio Rodrigo Loaiza)

Años después de nuestra restauración, Julio de 2.004, y viendo que estaba viviendo con mi esposa momentos maravillosos, sentí el llamado de Dios para compartir con otras parejas mi experiencia de convivencia con Jesús en medio de nuestro matrimonio, decidí buscar en Internet una forma de servir a los matrimonios en conflicto. Fue cuando encontré esa maravillosa página de Catholic Net, me suscribí a ella y busqué en las peticiones diarias las parejas que andaban en dificultades, empecé, entonces, a descubrir que esta pandemia estaba en todos los lugares del mundo, y que existían hermanas que sufrían en carne propia, el dolor de la separación, de los maltratos físicos y sicológicos y de la infidelidad y hermanos arrepentidos, buscando el perdón de sus esposas. Empecé a tomar los casos que más pude, un poco apremiado por el tiempo, pues en ese entonces era presidente de mi propia organización, y empecé mi misión de ayudar a restaurar matrimonios, muchos de los que hoy sirven en nuestra comunidad, recordarán el intercambio de mensajes conmigo de aquella época.

En esa tarea, en Agosto de 2.005, empezó a llegar al Ministerio de Peticiones de Catholic Net un mensaje a mañana y tarde, sin cambiar ni una coma de su contenido, pidiendo intercesión porque, conviviendo con su esposa, ella lo rechazaba y su matrimonio se venía deteriorando poco a poco, amándola como la amaba. Teniendo una hijita, él no quería que se levantara en medio del conflicto. Durante un mes consecutivo pude observar el mismo mensaje que se repetía una vez y otra vez, sin que le viera intención de aflojar su lucha…Yo mismo me pregunto ahora por qué no lo respondí a la primera semana, y la única respuesta que encuentro es de que Dios estaba preparando algo y solo en Su tiempo permitiría recibir una respuesta, a través de este siervo, para ese hijo que estaba sufriendo. Solo hasta finales de Septiembre de ese año, me indicó que ya era Su tiempo y me permitió escribirle.

Mi respuesta a su mensaje repetitivo más o menos fue así: “Me llama la atención su persistencia, ¿Quién es usted que envía el mismo mensaje, a mañana y tarde, sin cambiarle ni una coma a su contenido, durante un mes consecutivo?….Me gustaría conocer su testimonio. Empezaré a orar por la restauración de su matrimonio desde hoy mismo”. El señor me respondió y me contó algo de su historia, en muy pocas palabras…Continuamos, hasta finales de Octubre de ese mismo año, sosteniendo intercambio de mensajes y comencé a entender su problemática que, por ahora, no es necesario extendernos en el tema. Por Catholic Net, me di cuenta que era colombiano y que su nombre era JORGE HERNÁN ABAD…En esos días de finales de Octubre, le pregunté por un mensaje, de dónde era y me dijo que de la ciudad de Medellín, o sea que era de la misma provincia o departamento, como lo llamamos aquí en Colombia, donde yo nací en una pequeña población a dos horas de Medellín, capital de esa provincia. Me dijo además que, por su trabajo, estaría en Bogotá la semana siguiente, donde en ese entonces era mi residencia. Un día miércoles de la última semana de Octubre de 2.005, nos comunicamos por móvil y quedamos que al día siguiente, a las 12:30 p.m. nos encontraríamos en un conocido centro comercial de la capital, para almorzar.

Días antes, este servidor, había tenido un sueño y en él una visión. Vi un salón de unos cuarenta metros de fondo por seis de frente. A lo largo del salón estaban colocados muchos puestos de trabajo, no me di cuenta cuántos, y en cada cubículo un computador y una silla, sentados frente a cada aparato vi una persona, laicos, sacerdotes, religiosos y detrás de cada uno de ellos, parados personas de las mismas características, como esperando que los que estaban sentados se levantaran para ellos ocupar su puesto; vi que los que estaban parados eran más que los que estaban sentados frente a los computadores. Pude darme cuenta, durante la visión, que estaban haciendo exactamente lo que yo venía haciendo desde un año atrás, ¡Ayudando a parejas en conflicto, por Internet! En ese momento desperté, tengo la costumbre que cuando tengo conciencia de que estoy despierto, y antes de abrir los ojos, doy gracias al Señor por la noche que pasó y por el nuevo día que llega. Fue ahí donde le pregunté a Dios que quería decirme a través de esa visión, abrió mi mente y comprendí, le dije: “Señor entiendo que tú quieres que abra un portal y forme una comunidad virtual para servir a mis amadas parejas y a muchas más, pero ni tengo el dinero (Soy empresario que entraba en quiebra, en esos momentos), ni los conocimientos para crearlo, tú me indicarás, Señor, qué debo hacer”. Durante esos días subsiguientes, no hice nada, no pensé en nada, solo sentía que todavía no era el momento de Dios, solo esperé tranquilo, como si la visión no hubiese significado nada para mí.

Al día siguiente, jueves, salí de mi residencia a encontrarme con Jorge para almorzar. Al llegar eran las 12:30 p.m., y esperé unos minutos, pensando cómo era la fisonomía de la persona con quien me iba a entrevistar. Entraron varias personas, me preguntaba cuál sería entre ellos, marqué su celular y vi que un señor contestaba y me fui hacia el y nos identificamos. Al verlo me sorprendí, encontré un hombre joven, de estatura un poco más alta de lo normal, de cabellos largos, blanco y de una sonrisa muy agradable. Nos saludamos y fuimos al restaurante. Durante el almuerzo le pregunté qué hacía, me dijo que era ingeniero civil y que había hecho un post grado de programación de sistemas. En ese momento comprendí para qué me había traído Dios a este encuentro. Le dije: “Ya entiendo por qué Dios me trajo aquí, Jorge, te traigo un mensaje, del Señor, para ti”. Le conté acerca de la visión, y solo me contestó, “Es una buena idea”. No adelantamos nada, no comentamos más del asunto. Tiempo después intercambiamos nuestros pensamientos de ese día, en tal momento, él me dijo qué había pensado: “Este señor parece que es un empresario y puede pagarme por el trabajo, puede ser una buena suma”, mi pensamiento fue diferente: “Este amigo sabe cómo hacerlo, y Dios le va a pagar sus servicios”.

Pasaron varios meses, no volvimos a tocar el tema, yo sentí que por algún lado Dios estaba preparando el camino, no me preocupé más, no pensé en nada y dejé las cosas hasta ahí, Dios sabría qué hacer. Por mi parte no busqué a nadie más, solo esperé.

Estando en ese estado de relajamiento, respecto al tema de la página, en Mayo de 2.006, llegaron a mi correo varios mensajes de personas pidiendo oración y orientación para restaurar sus matrimonios en conflicto, provenientes de una página que no conocía, cuyo nombre era www.jesussalvamifamilia.org, al final aparecía el consabido mensaje: “Si recibe mensajes de esta página es porque usted se suscribió o alguien conocido lo ha hecho por usted”…Ese día me preguntaba quién me había suscrito, pero me gustó, no se me pasó por mi mente quién podría ser, pero lo importante era que tenía frente a mí una página tal como la había soñado. Solo hasta el día siguiente fue que me llegó un mensaje de Jorge Hernán Abad, que decía mas o menos así: “Rodrigo, el portal que, el Señor, te puso un día en un sueño ya está al aire, hace dos meses, la prueba ha sido un éxito. ¿Ahora qué hacemos?”. Se me vinieron las lágrimas de alegría, di gracias al Señor, y de inmediato lo llamé lleno de emoción y me dijo que lo había instalado desde el 27 de Abril de ese año (2.006), que lo había puesto en prueba antes de contarme y que al ver la acogida enorme, se decidió a enviarme los mensajes. Le respondí, “ésta es nuestra misión, servir por este medio”.

El pasado 27 de Abril (2.016) celebramos nuestro décimo aniversario de fundación de nuestra amada Comunidad JSMF. Nuestro Padre Dios se ha Glorificado, en Cristo Jesús en su obra, de la que somos simples servidores, y donde el amor entre los hermanos es el pan de cada día. Donde han sucedido milagros latentes de restauración y de paz en los que aún siguen esperando, en Fe que, sus pródigos, regresen al seno familiar. Aquí estamos en pie de lucha, no solo los que esperan restauración, sino los que gozamos de la dicha de tener un hogar asistido por la gracia de Dios en Cristo y ayudados por la intercesión de José y María, que luchamos para que el enemigo no destruya esa porción de cielo que el Señor, nos está regalando en nuestros hogares restaurados. Hoy quiero dar gracias a nuestro Padre Dios, en Cristo Jesús, por habernos enviado a ese ángel que es Jorge Hernán Abad y a todos los servidores, que nos honran con su trabajo, para la Gloria de Dios en su Hijo amado Jesucristo.

RODRIGO LOAIZA ÁLVAREZ

Director General JSMF

Actualidad

En la actualidad el portal (www.jesussalvamifamilia.org) cuenta con más de 8000 usuarios, 1000 visitas promedio diarias a la página, 7000 suscriptores al boletín y 5000 seguidores en la red social de Facebook, hasta el momento. La página contiene material católico (vídeos, conferencias, libros, música, testimonios, entre otros), que sirven de apoyo a los usuarios en el proceso de su crisis matrimonial, reavivando la Fe y la esperanza para la restauración de sus matrimonios y sus hogares.

El portal lleva diez años de funcionamiento, durante este tiempo, traspasó fronteras ya que no sólo se consulta en Colombia sino en países como México, Estados Unidos, Ecuador, Argentina, Paraguay, Chile, Costa Rica, Perú, Guatemala, entre otros. También, se ha logrado la participación de personas de habla hispana radicadas en algunos países de Europa y Oceanía.

Este sitio WEB del mundo virtual pasó al mundo real, ya que poco a poco se han abierto en diferentes ciudades de nuestro territorio y en algunos países de los mencionados anteriormente, cenáculos (reunión de fieles con un fin espiritual en común buscar la salvación personal y familiar) y grupos de oración a través de la información generada en el portal.

En Colombia, el ministerio hace parte de la Unión del Apostolado Católico quienes brindan acompañamiento y consejería a través del padre Mariusz Maka (Director espiritual del ministerio de restauración matrimonial). Igualmente, en Colombia JSMF Tiene cenáculos en Bogotá, Chía, Medellín, Cali,  Villavicencio y Pasto. Uno de los países donde JSMF ha tomado más fuerza es en México, con cenáculos en las ciudades de Monterrey y Guadalajara.

Congresos Internacionales- JSMF

Desde el año 2011 hasta la fecha, se han realizado 4 congresos internacionales de Jesús Salva mi Familia:

  •  D.F. México 2011
  • Bogota – Colombia 2012
  • Cali- Colombia 2013
  • Medellin – Colombia 2014

Los congresos han tenido una gran asistencia con mas de 300 participantes en cada ciudad. Hemos tenido la participación de miembros de Perú, Guatemala, Paraguay, Costa Rica, México y Colombia.

En los diferentes eventos, hemos contado con la colaboración del Padre Mariusz Maka de la comunidad de los Padres Palotinos, quien vive en Medellín y quien es actualmente nuestro director espiritual.

Los congresos han sido asistidos por sacerdotes reconocidos por su trabajo en la pastoral familiar como el Padre Ángel Espinosa Monteros, El padre Guadalupe Santos, El padre Guillermo Segundo Jimenez, El padre Eduardo Marrugo, el padre Felipe Alvarado, El padre Angel Guzman, el padre Nelson Montoya. Así mismo, se presentaron testimonios muy valiosos de restauraciones matrimoniales que ayudaron a fortalecer la Fe y la esperanza de los asistentes.  Algunos ministerios de música complementaron el desarrollo de los diferentes eventos como el grupo Nuevo Israel dirigido por el Padre Eduardo Marrugo, el ministerio de música Enggadi del Minuto de Dios, Hector Tobo y el ministerio de música Diana y Jesús Cantillo.