Recientemente me escribió una hermana del grupo y me dijo que estaba pasando por momentos muy tristes debido a ciertas decisiones que su esposo había tomado, las cuales le llevaban a entender que su esposo ya no la quería y que esto indicaba que no valía la pena luchar por algo que no tenía remedio, me dijo: hasta aquí llegué, ya no mas, quizás la voluntad del Señor es que no estemos juntos, ‘tiro la toalla’. Queridos hermanos de lucha, segura estoy que todos sabemos que tenemos un enemigo del alma, el mismo que atacó nuestro matrimonio y quiere dividirnos para vencer, para quitarnos la oportunidad de criar hijos en el seno de una familia tal como la familia de Nazaret. Cuando mi esposo, decidió irse de casa para intentar una relación con otra persona, pensé que todo estaba perdido. Esa primera noche fue devastadora. Volteaba a ver a mis hijos, pues nos habíamos quedado dormidos todos juntos, llorando la terrible situación que se nos había venido encime. Me repetí mil veces que no podía estar sucediendo esto, que en mi proyecto de vida jamás había contemplado que fuéramos parte de la estadística como familia disfuncional. En fin, esa noche en la que no pegué un ojo, empecé a hablar con Dios. Como lo he contado, al siguiente día, Dios me llevó hasta la página de JESÚS SALVA MI FAMILIA. Y cuando digo Dios me llevó, es por que es así. Ni tú ni yo, ni ninguno de los que pertenecemos al grupo podemos creer que llegamos ahí por casualidad. EL MISMO SEÑOR NOS TRAJO DE SU MANO. Por lo tanto, hay una promesa implícita en ese acto. Cada día yo le doy gracias a Dios por cada persona que ingresa al grupo para luchar por su matrimonio, pues me doy cuenta que si perseveran será restauración segura, ya que si nuestro Padre los hizo llegar hasta ahí, esta prometiendo victoria segura. Mantengamos firme la confesión de la esperanza, pues fiel es el autor de la promesa. Hebreos 10:23 Dios es el Dios de la ‘esperanza’. Él es fiel a sus promesas. ¡No hermano!, no seas aquel que ha perdido su esperanza y está listo para darse por vencido. Ese es el camino más fácil, el camino del mundo, escoger creer en las mentiras de satanás y no en la verdad poderosa de Dios. Se muy bien por lo que cada uno está pasando, yo lo viví. Fíjate hermano, el enemigo ni siquiera es creativo, pues si pones atención te darás cuenta que los pródigos son como un patrón: ‘Ya no te quiero’, ‘me arrepiento de haberme casado contigo’, ‘quiero el divorcio pues no te soporto más’, ‘con la persona que ahora estoy soy inmensamente feliz’, etc., etc., y esto, hermanos por hablar de cosas leves. Actitudes y palabras que nos llenan de dolor. Y no pretendo decirte que en esta lucha, tomados de la mano de Dios, esas palabras y actitudes no te duelan. ¡Claro que duelen! No somos de paja. Pero el dolor ahora es con ESPERANZA, con la certeza de que mi Padre ya está trabajando para tocar el corazón de mi pródigo querido que ahora esta preso de satanás y esclavo del pecado. Te lo ruego hermano, no mires tu circunstancia presente ya que sólo son temporales. Yo oraba diario, pero de verdad diario, por la conversión de mi esposo y la restauración de mi matrimonio, y después de tres años él volvió a casa y ahora tiene una transformación de corazón. Entonces hermano, si ahora tienes desaliento, o te llegas a sentir en algún momento que no puedes más, pídele al Espíritu Santo que toque tu corazón, entre en tus emociones ahora mismo para recibir la verdad de Dios ¡Nuestro Señor Dios es un Dios de Esperanza! El cual, esperando contra toda esperanza, creyó y fue hecho padre de muchas naciones según le había sido dicho: Así será tu posteridad. No vaciló en su fe al considerar su cuerpo ya sin vigor tenía unos cien años y el seno de Sara, igualmente estéril. Por el contrario, ante la promesa divina, no cedió a la duda con incredulidad; más bien, fortalecido en su fe, dio gloria a Dios, con el pleno convencimiento de que poderoso es Dios para cumplir lo prometido. Romanos 4:18 22 Si el padre de la FE, Abraham, hubiera puesto los ojos en su circunstancia, hubiera dado por hecho que su milagro no sería posible. Y te digo hermano, por supuesto que Dios se conduele de nuestro dolor, pero LO QUE LO CONMUEVE INMENSAMENTE ES NUESTRA FE, ¡ES LO QUE ARREBATA LOS MILAGROS AL SEÑOR! Recuerda que la lucha por la restauración de tu matrimonio debe ser en paralelo, es decir, con la lucha por levantar a tus hijos y a uno mismo. Ora por ti cada día, aunque a veces te asalten las dudas, ora, aunque no creas, ora, aunque sientas enojo, ora y el miedo se irá y podrás creer en el poder del Señor Jesús y de su amor por ti, tu pródigo y tu matrimonio. Si en algún momento te sientes débil, puedes llorar como el padre que le lloró a Jesús por su hijo, pero sabiendo que sólo Jesús puede tocar a tu esposo querido y traerlo de vuelta a sus sentidos, feliz y con amor del hacia ti : Maestro, te he traído a mi hijo, que tiene un espíritu mudo. En cualquier momento el espíritu se apodera de él, lo tira al suelo y el niño echa espuma por la boca, rechina los dientes y se queda rígido. Entonces Jesús preguntó al padre: <¿Desde cuándo le pasa esto? > Le contestó: «Desde niño. Y muchas veces el espíritu lo lanza al fuego y al agua para matarlo. Por eso, si puedes hacer algo, ten compasión de nosotros y ayúdanos.» Jesús le dijo: «¿Por qué dices “si puedes”? Todo es posible para el que cree.» Al instante el padre gritó: «Creo, ¡pero ayuda mi poca fe!» Hoy, ¡¡¡dile al Señor que remueva toda tu incredulidad y falta de fe!!!. Busca a diario al Señor y verás como él dirige tus pasos hacia la madurez espiritual, y siendo llenado del Espíritu Santo. Cada vez que la duda, incredulidad, falta de la fe, miedo, o la desesperación entra en tu mente, recuerda que estas luchando por tu esposo, por tus niños y para el futuro de las uniones de sus generaciones. NO TE GUARDES los pensamientos con los cuales el enemigo está bombardeando tu mente.

Somos esos niños de Dios y tenemos una mente renovada. Dile, ” No” al enemigo; y utiliza todas los sacramentos y los frutos del espíritu, el autodominio, y siempre agradeciendo al Señor por su presencia y entonces comienza a pensar en todas las buenas cosas que hay en tu vida hoy y en lo que será tu matrimonio mañana. Mira hermano, Dios quiere que tu familia sea feliz, el Señor ODIA el divorcio. También sé que muchas veces te ha pasado por la mente el porqué te eligió a ti; la verdad no sé la respuesta a esa pregunta. Lo que sí se es que él nunca abandona a sus elegidos y la decisión de que tu matrimonio se restaure es tuya y nada más que tuya, pues Jesús es tan tierno y hermoso que a pesar de que detesta la división de las familias, respeta el que queramos o no luchar. A mamita María le presentó un plan y ella le dijo que sí y nunca la abandonó, y gracias a ese sí, la redención del mundo fue posible. DI SIIIIIIIIIII hermano para que la redención de tu familia también sea posible. El Señor quiere utilizarte cada día para tomar un ladrillo poco a poco y reconstruir tu hogar, proclamando que el divorcio no es la solución para los problemas matrimoniales de nadie. Dios quiere que dejes de dudar y que creas en su divino poder y no en las palabras de los hombres, así es que no te empantanes con lo que tu pródigo te dice. Esa es tu decisión ¡Estas reconstruyendo tu hogar sobre la roca sólida de Jesucristo! Ahora bien hermano, no te cuestiones si es o no la voluntad del Señor que tu familia se restaure, pues el solo hecho de que estés aquí nos habla de que la voluntad del Señor es que tu familia se una bajo su amor una vez más. Por lo tanto no ores ‘Si fuera tu voluntad, restaura mi matrimonio’ lo cual es orar dudas. Mejor ora ‘SEÑOR, TU VOLUNTAD SERÁ HECHA EN MI MATRIMONIO’ Cuando mi esposo me preguntaba por que rezaba tanto, simplemente le contestaba ‘ruego porque se haga la voluntad de Dios’ pues siempre tuve muy, muy claro cual era. NO ORES DUDAS, ORA FIRMEZA, ORA CON FE, ORA CON LA CERTEZA DE QUE LA VOLUNTAD DE DIOS PREVALECERÁ SIEMPRE. Además la esperanza en nuestro Padre producirá paciencia y perseverancia en tu cuerpo, alma y espíritu. Y finalmente hermano, te quiero recomendar que realmente revises en tu corazón que hayas perdonado a tu pródigo. Es muy común que ante la desesperación por nuestra restauración nos repitamos y creamos que hemos perdonado a nuestros esposos cuando la realidad es muy distinta. ¡Libérate hermano de esa atadura que sólo impregna tu vida de amargura! ¡Perdona!, a ti Jesús ya te perdonó de todas tus faltas, las mismas que incluso llevaron a tu familia donde esta. Nuestro Padre Bendito te está abrazando y consolando ahora. No le niegues ese abrazo espiritual a tu esposo que se encuentra preso y esclavo. Prometimos estar juntos en la salud y en la enfermedad y ellos ahora están enfermos, muy enfermos, PERO BENDITO DIOS CUENTAN CON NUESTRAS ORACIONES PARA QUE POR MEDIO DE JESÚS LES LLEGUE LA SANIDAD Y CON ELLA EL ARREPENTIMIENTO Y CONVERSIÓN Y PODAMOS REUNIRNOS A DAR GLORIA AL NOBRE PODEROSO DE JESÚS Pídele al Señor que te llene con su alegría y paz para que puedas desbordar ‘esperanza’ por el poder del Espíritu Santo. ¡AHORA, CREE Y DIOS LO HARÁ! Porque ninguna cosa es imposible para Dios. Lucas l: 37 . Miembro JSMF.