Ayer, le prometí a Dios que no solo leería su Palabra antes de acostarme junto con mi esposa, sino que nuestra hija, estaría en esa lectura. Anoche le dije que abriera la Biblia y abrió en esta cita: Ezequiel, capítulo 37 37,1. “La mano de Yahvé fue sobre mí y, por su espíritu, Yahvé me sacó y me puso en medio de la vega, la cual estaba llena de huesos.” 37,2 “Me hizo pasar por entre ellos en todas las direcciones. Los huesos eran muy numerosos por el suelo de la vega, y estaban completamente secos.” 37,3 Me dijo: “Hijo de hombre, ¿podrán vivir estos huesos?” Yo dije: “Señor Yahvé, tú lo sabes.” 37,4 “Entonces me dijo: Profetiza sobre estos huesos. Les dirás: Huesos secos, escuchad la palabra de Yahvé.” 37,5 “Así dice el Señor Yahvé a estos huesos: He aquí que yo voy a hacer entrar el espíritu en vosotros, y viviréis.” 37,6 “Os cubriré de nervios, haré crecer sobre vosotros la carne, os cubriré de piel, os infundiré espíritu y viviréis; y sabréis que yo soy Yahvé.” 37,7 “Yo profeticé como se me había ordenado, y mientras yo profetizaba se produjo un ruido. Hubo un estremecimiento, y los huesos se juntaron unos con otros.” 37,8 “Miré y vi que estaban recubiertos de nervios, la carne salía y la piel se extendía por encima, pero no había espíritu en ellos.” 37,9 “Él me dijo: Profetiza al espíritu, profetiza, hijo de hombre. Dirás al espíritu: Así dice el Señor Yahvé: Ven, espíritu, de los cuatro vientos, y sopla sobre estos muertos para que vivan.” 37,10. Yo profeticé como se me había ordenado, y el espíritu entró en ellos; revivieron y se incorporaron sobre sus pies, era un enorme, inmenso ejército.” 37,11. “Entonces me dijo: Hijo de hombre, estos huesos son toda la casa de Israel. Ellos andan diciendo: Se han secado nuestros huesos, se ha desvanecido nuestra esperanza, todo ha acabado para nosotros.” 37,12 Por eso, profetiza. Les dirás: Así dice el Señor Yahvé: “He aquí que yo abro vuestras tumbas; os haré salir de vuestras tumbas, pueblo mío, y os llevaré de nuevo al suelo de Israel.” 37,13 “Sabréis que yo soy Yahvé cuando abra vuestras tumbas y os haga salir de vuestras tumbas, pueblo mío.” 37,14 “Infundiré mi espíritu en vosotros y viviréis; os estableceré en vuestro suelo, y sabréis que yo, Yahvé, lo digo y lo haga, oráculo de Yahvé.” 37,15 “La palabra de Yahvé me fue dirigida en estos términos: 37,16 Y tú, hijo de hombre, toma un leño y escribe en él: Judá y los israelitas que están con él. Toma luego otro leño y escribe en él: José, leño de Efraím, y toda la casa de Israel que está con él.” 37,17 “Júntalos el uno con el otro de suerte que formen un solo leño, que sean una sola cosa en tu mano.” 37,18” Y cuando los hijos de tu pueblo te digan: ¿No nos explicarás qué es eso que tienes ahí?, 37,19 les dirás: Así dice el Señor Yahvé: He aquí que voy a tomar el leño de José (que está en la mano de Efraím) y las tribus de Israel que están con él, los pondré junto al leño de Judá, haré de todo un solo leño, y serán una sola cosa en mi mano.” 37,20 “Los leños en los cuales hayas escrito tenlos en tu mano, ante sus ojos.”37,21 y diles: “Así dice el Señor Yahvé: He aquí que yo recojo a los hijos de Israel de entre las naciones a las que marcharon. Los congregaré de todas partes para conducirlos a su suelo.” 37,22 “Haré de ellos una sola nación en esta tierra, en los montes de Israel, y un solo rey será el rey de todos ellos; no volverán a formar dos naciones, ni volverán a estar divididos en dos reinos.” 37,23 “No se contaminarán más con sus basuras, con sus monstruos y con todos sus crímenes. Los salvaré de las infidelidades por las que pecaron, los purificaré, y serán mi pueblo y yo seré su Dios.” 37,24 “Mi siervo David reinará sobre ellos, y será para todos ellos el único pastor; obedecerán mis normas, observarán mis preceptos y los pondrán en práctica.” 37,25 “Habitarán en la tierra que yo di a mi siervo Jacob, donde habitaron vuestros padres. Allí habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos, para siempre, y mi siervo David será su príncipe eternamente. 37,26 “Concluiré con ellos una alianza de paz, que será para ellos una alianza eterna. Los estableceré, los multiplicaré y pondré mi santuario en medio de ellos para siempre.” 37,27 “Mi morada estará junto a ellos, seré su Dios y ellos serán mi pueblo.” 37,28 “Y sabrán las naciones que yo soy Yahvé, que santifico a Israel, cuando mi santuario esté en medio de ellos para siempre.”

El texto es bastante enriquecedor y como la palabra de Dios es viva y eficaz, podríamos quedarnos interpretándola de muchas formas, pero a mí me llegaron varios aspectos que estoy poniendo en práctica hace un tiempo: 1. Dios le dice: Habla 37,4 Entonces me dijo: “Profetiza sobre estos huesos. Les dirás: Huesos secos, escuchad la Palabra de Yahvé.” Debemos entonces proclamar la Palabra de Dios sobre nosotros nuestros hogares y profetizar, decir cómo van a ser las cosas, cómo se cumplirá la Palabra de Dios en nosotros, en nuestro hogar, en nuestro cónyuge endurecido por el pecado y las circunstancias. Pero no lo hagan solo un día sino siempre, proclamen el cambio en su hogar.

  1. Hablen de parte de Dios a sus familias, somos profetas, profeticemos y confiemos en Dios.
  2. los huesos secos se llenaran de carne y de Espíritu, bueno entonces confiemos y digamos Juntos: “Señor Jesús en tu nombre ordeno que los huesos secos de mi matrimonio, tomen carne, nervios y espíritu, que mi hogar sea nuevo, que tu Palabra se grabe en nuestro corazón, que seamos tu pueblo y tu nuestro Dios, que venga el amor, el fuego del Espíritu Santo a arder en nosotros, y ordeno que la carne de la comprensión, dulzura, entrega, ternura, entrega a la Voluntad de Dios, tomen piel sobre mi matrimonio, que seamos nuevos en Dios Amén. Proclamen, díganlo en oración, en el baño mientras se bañan, donde sea, pero ¡díganlo! y confíen en que Dios acompañará su promesa y Palabra con bendiciones inimaginadas, tal vez el Espíritu Santo les inspire más elementos, pero proclamen la Palabra de Dios sobre los huesos secos de sus matrimonios, no importa cómo llegaron a ser un montón de huesos, importa la promesa de renovación sobre ellos y el nuevo espíritu que tendrán. No importan donde estén sus cónyuges, ordenen que vuelva el Espíritu de Dios a ellos y la sequedad y el desamor, el rencor, odio y egoísmo se vayan de ellos, ordenen que venga el Espíritu de Dios sobre todos los hogares en dificultades y verán milagros. Ya somos mucho en este ejército del Señor y seguiremos multiplicándonos, el enemigo lo va a pensar dos veces antes de destruir un hogar, pues caerá en nuestras alas. Animo no estamos solos, Dios nos da su confianza y nos da potestad para profetizar obedezcamos la orden y seguirán los milagros. Miembro de JSMF.