Matrimonio es la bendición que Dios otorga para que un hombre y una mujer formen una unidad indisoluble y para que vivan en armonía, gozo y paz a todo lo largo de su vida, amándose y apoyándose mutuamente para cumplir la misión que Dios les encomienda. Cuando Cristo elevo esta relación con la gracia del Sacramento le dio un carácter divino, además es también: 1. El medio más perfecto para que nosotros podamos realizar la relación de amor, la más intima y amorosa, por encima de cualquier otra que podemos tener. 2. Además nos da la gracia de ser co creadores con EL. Este tesoro y regalo tan extraordinario que Dios nos da, es digno de alabanza, admiración pero también es digno de envidia y fácilmente podemos pensar que hay alguien a quien no le convenía que el ser humano se amara tan profundamente porque es el medio más propicio para extender el Reino de Dios y ganar adeptos para Dios. Satanás, el enemigo de Dios y de los hombres, sabedor de todo esto, tomó la decisión de destruir y acabar con esta relación a través de un programa inteligente, planeado por él y ejecutado por sus servidores, los ángeles caídos. Por desgracia, nosotros mismos en carne propia hemos podido comprobar q sus malos propósitos tienen cada día más éxitos que los matrimonios se deshacen de una facilidad alarmante y no se respeta el sacramento. Es increíble pensar como nosotros los humanos hemos sido tan frágiles y falta de conocimiento, como para dejarnos quitar la perfección que Dios nos entrego en el vinculo matrimonial. Tenemos que ser realistas asimilar las estadísticas que nos señalan las grandes cantidades de divorcios. No es posible que nos conformemos como parte de la humanidad que somos, con el hecho evidente de que nuestra fragilidad sumada a las tentaciones puestas por el enemigo nos están arrebatando ese don divino del amor conyugal a pesar del poder sobrenatural que el sacramento confiere.

Hable de malas noticias al considerar la cantidad de matrimonios que van mal, pero por encima de todo está la buena nueva que debemos repetir diariamente “El enemigo y todo su obra están vencidos, a través de la gracia redentora de Jesús, conseguida por su vida, pasión, muerte y resurrección”.

Vamos a tomar en serio la Palabra de Dios, la Santa Eucaristía, El Rosario, las Visitas al Santísimo para liberarnos de nuestras propias ataduras, fragilidades y del enemigo, quien sigue trabajando como siempre lo hace en lo oculto, y en este último tiempo abiertamente, pero recordemos q también estamos en la época de la denuncia, la renuncia y de la lucha franca (gracias a Dios) contra estas fuerzas del Mal. Oración Gloria sea dada a Dios por que hoy te has dignado a llegar a tu pueblo para liberarlos de las ataduras, problemas que padecemos en nuestros matrimonios y que estos ya libres puedan ser ese núcleo vital, central de la sociedad, en el cual resplandezca su gloria y de ahí se extienda a toda la orbe. Amen Dios los bendiga y Mamita María los cubra con su manto protector.