Buenos días hermanos: Es mi deber y mi más grande alegría escribir parte de mi testimonio, Hermanos, no tenemos un Dios sordo ni el cielo es de bronce, cada oración va al cielo y es escuchada por nuestro padre. Mi esposo regresó hace 1 mes conmigo y ya comenzó a llevar sus cosas a nuestra casa. Fue muy, muy duro, fueron 8 meses donde de no haber sido por la gracia de mi madre la Virgen, que intercedió por mi ante Dios no sé qué hubiera sido de mí. Qué decirles hermanos, tantas cosas, pero la más importante ¡Dios nos ama! y solo quiere lo mejor para nosotros, solo que su tiempo es muy diferente al de nosotros, el tiempo de nuestro Señor es perfecto, sus obras son perfectas, ¡su Voluntad jamás nos hará daño!

Confiemos en El, entreguemos nuestra vida al Señor, no hay por qué dudar. Lo que mi esposo me hizo fue bajo. Realmente doloroso, se dejó manipular del enemigo de la peor manera, pero bueno ¡el bien siempre triunfará! Animo! Solo Dios es la respuesta, no busquen en otras partes, ¡no busquen por favor! Más adelante les escribiré mi testimonio completo. Gracias a todos los que en algún momento me dieron ánimos para seguir. ¿Saben algo? después de conocer la gracia de Dios y lo maravilloso que es conmigo, jamás me asustaré, jamás temeré Si Dios está conmigo, ¿quién contra mí? ¡Un abrazo.!