Queridos soldaditos todos por nuestros hogares:

Hace 11 meses que mi esposo regresó a casa, mejor que Dios Todopoderoso regresó a mi esposo a su hogar, porque el tiempo que esperé de 3 años y 8 meses, entiendo claro cada vez más que Dios me lo concedió a mí para mi conversión. Yo era la de corazón duro, me creía mejor que mi esposo, y necesité ese tiempo. Bendito Dios para reconocer mis pecados, y acercarme a la Misericordia Divina.

Dios nos va conduciendo a su corazón cada día más, ¿cómo se nota? Cuando va desapareciendo la tristeza, el rencor, el dolor, la depresión, la angustia del ¿por qué no vuelve?, cuando desaparecen las preguntas para Dios, y el desánimo va disminuyendo y sentimos que estamos cerca del corazón de nuestro creado, cuando vivimos felices en la prueba, agradecidos con Dios, por habernos dado una oportunidad para cambiar, cuantos mueren sin ver la conversión en esta vida, y expuestos a perder el cielo para siempre, pudimos ser nosotros, por qué no?

Una oportunidad para salvar nuestras familias, esposos, hijos, suegras, cuñados, hermanos, y personas con las que nuestros esposos se han involucrado, porque la muerte de Jesús fue para la salvación de todos, justos y pecadores. Hermanitos, mi esposo regresó de la mano de María Santísima, la conversión de él ha sido maravillosa, yo no tuve que dar tanta cantaleta, solamente la oración confiada, con toda la fe puesta en Dios que hace posible lo imposible, sin mirar, ni oír, afuera, (mira la viga de tu ojo antes que la paja de tu hermano, dice la santa Palabra de Dios), pero sobre todo, amando mucho a papito Dios, que merece nuestras lágrimas, nuestro amor, que merece todo el honor y la Gloria, amándolo, hasta el punto de pensarlo día y noche. Saber que nos mira, que nos ama, que contamos con El para todo y cuando digo todo, es todo.

Para no extenderme les digo que durante el tiempo de ausencia de mi amado esposo, mi amado Jesús, fue y será mi esposo eterno, con Jesús amado, y la Santísima Trinidad, por la fe, me levantaba, arreglaba mis hijos y los enviaba a sus colegios, por Jesús, perseveré, con alegría, y con Jesús amado a mi lado, la tristeza se convirtió en gozo verdadero, paz, tranquilidad, esperanza. Cada mañana, mientras estuve sola con mis hijos, pensaba: Jesús: “Quiero agradarte hoy, quiero que hoy te sientas orgulloso de mi, voy a luchar, voy a perseverar, voy a seguir confiando en tus promesas de restauración, contigo nada temo, seré feliz este día porque contigo todo lo tengo, me dejo amar de ti, abro mi corazón a tu divino amor, lléname de él”.
No importaba cuando regresaría mi esposo, importaba que mi amado esposo encontrara el camino correcto hacia Dios, y luchara por la salvación de su alma, y de su hogar, que hiciera lo que agradara a Dios primeramente, y para la gloria de Dios mi Jesús amado, escuchó cada oración, pensamiento, que tuve, y lo regresó, cambiado, transformado, lleno de amor por sus hijos, por mí. Pero lo más importante lleno de amor por Dios y la Santísima Virgen María. (es el primero en ponerse de rodillas cada día para rezar el santo rosario).Gracias Mamita María, te amo, y espero que todos los que lean este testimonio de gratitud con Dios y contigo, te amen mucho más que yo.

Hermanos, termino este testimonio pequeño de agradecimiento a Dios Trino y a mi madre del cielo, contándoles que: ¡Dios hace nuevas todas las cosas! Yo estuve divorciada, 3 años 8 meses, y mañana con el favor de Dios y de mi madre, volveremos a restablecer los efectos civiles del matrimonio católico, con mi amado esposo, aquel del cual me divorcié (porque dios no es un dios de papelitos, de sentencias, sino un Dios Verdadero, de amor, lleno de amor por nosotros, y con todo el poder del mundo y del universo para hacer su Santa Voluntad). Fue mi propio esposo el que me pidió insistentemente ahora que nos volviéramos a casar civilmente (para efectos de los bienes y etc.) porque yo jamás me quité mi argolla de casada, y siempre afirmé con fe que era casada, nunca dudé.

Hermanos: por favor no duden en sus corazones, crean y verán milagros como éste y aun más grandes. Es la primera vez que escribo un jueves de agradecimiento, pero hoy sentí la necesidad de compartir con todos este testimonio, para glorificar a aquel que es amor, nuestro dueño, nuestro Señor, Dios Padre Uno y Trino, y agradecer a mi madre del cielo, (yo sé madre amada que cada avemaría de cada rosario que sin falta te hice durante esos 3 años y 8 meses y que sigo haciendo ahora con mi esposo, tú lo recibiste con alegría, gracias mamita preciosa).

En todas mis oraciones oro por cada miembros de JSMF, cada esposo o esposa, perseveren hermanos, no desistan, nunca se ha oído que el enemigo ha vencido a nuestro Dios Verdadero, jamás se oirá, así que perseveremos, con alegría, buscando amar a Dios con todo nuestro ser, con toda nuestra alma, con todo nuestro pensamiento en todo lo que hagamos. Por favor no dejen de rezar el Santo Rosario, al menos uno al día ojalá de rodillas. Los quiero mucho a todos, Dios nos regale la santa perseverancia y la santa alegría, (san juan Bosco decía: tristeza y melancolía fuera de la casa mía). Seguimos de rodillas, por todos los hogares de JSMF y del mundo