Hola Hermanos: Hace días tenía en mente las palabras para contarles que Dios obró en un matrimonio más: ¡El Nuestro!. El 5 de Marzo del 2011 comenzó lo que fue una separación inminente y de la que ante ojos humanos no había vuelta atrás. Y por la Gracia de Dios el 5 de Marzo del 2012 (que es el día de mi cumpleaños) mi esposo puso nuestros anillos de boda en mis manos) exactamente 1 año, y luego de 6 meses sin posibilidad de comunicación, a los 9 meses comenzó este proceso de restauración, o mejor dicho fue un proceso que comenzó desde antes pero Dios lo culminó a su tiempo.

No quiero extenderme mucho, solo quería hacerles saber que nuestro Dios cumple lo que promete en nuestras vidas. Él tiene el momento adecuado para efectuar esa Relación Personal en nuestra historia, para acercarse a nosotros y se vale de sus maneras. Al comenzar el año 2011 mi esposo me dijo que ese iba a ser nuestro año, cuando pasó la separación, siempre me repetía en mi mente esas palabras, pero lo hacía de manera de reclamo. Hoy lo entiendo y entiendo que de verdad Dios hizo que fuera nuestro año.

Fue el año en que decidió pasar y probar nuestro amor por el fuego. Para mí personalmente fue el año en que se consumó mi mayor acto de fe en El y fue el año en que conocí cuán ¡Grande es su poder!, en aquellos que confiamos en El. Nunca dudemos, y si las dudas llegan a nuestra cabeza, solo alabémoslo! ¡Gracias a ustedes y gracias a Dios porque El tiene un plan en cada cosa que sucede! ¡Un fuerte abrazo y que Dios los bendiga! Con cariño.