Señor Que nuestros corazones se abran al amor incondicional por el otro. Que pensemos en lo bueno que podemos compartir. Que no nos critiquemos sino que nos apoyemos. Que dejemos entrar a Dios en nuestras vidas. Que se suavicen nuestras almas. Que la coraza que hemos creado se derrita con el poder de la oración. Que el plan de Dios se cumpla en nosotros.