Esta es de las preguntas más frecuentes del grupo.   Y es complejo contestar cuando las relaciones de pareja se degradan tanto que el esposo/esposa que quedó viviendo con los hijos no tiene como mantenerlos ni alimentarlos y uno de los padres (por lo general el hombre) se olvida totalmente de ellos.

El consejo que damos regularmente es: NO DEMANDE, NO le lleve ante el juez y autoridades, evite al máximo esta situación, pero si llega a ella, SOLO RECLAME LO JUSTO, ni una moneda de más. Es un acto de fe, grande no hacerlo, es un acto de fe grande no reclamar lo justo, pero Dios recompensará, hay pasajes hermosos en la biblia que respaldan esta situación: Si mi padre o mi madre me abandonan, me acogerá el Señor.

Enséñame, Señor, el buen camino, guíame siempre por sendero plano frente a mis enemigos. Salmo 27:10 11 ¿Qué te abate, alma mía? ¿Por qué gimes en mí? Pon tu confianza en Dios, que aún le cantaré a mi Dios Salvador. Salmo 42:6 “Pues a mí se acogió, lo libraré; lo protegeré, pues mi Nombre conoció. Me llamará, yo le responderé; estaré con él en la desgracia”.   Salmo 91:14 15

¿Pero, puede una mujer olvidarse del niño que cría, o dejar de querer al hijo de sus entrañas?, Pues bien, aunque se encontrara alguna que lo olvidase, ¡Yo nunca me olvidaría de ti!. Isaías 49:15 No temas, pues yo estoy contigo, no mires con desconfianza, pues yo soy tu Dios; yo te doy fuerzas, yo soy tu auxilio, y con mi diestra victoriosa te sostendré. Isaías 41:10

El Señor dice: “Nunca te dejaré ni te abandonaré”, y nosotros hemos de responder confiados: “El Señor es mi socorro no temeré. ¿Qué pueden contra mí los hombres?”. Hebreos 13: 5 Nos vienen pruebas de toda clase, pero no nos desanimamos. Andamos con graves preocupaciones, pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados; derribados, pero no aplastados. 2 Corintios 4:8 9 Depositen en El todas sus preocupaciones, pues El cuida de ustedes. 1 Pedro 5:7 Los pobres y los humildes buscan agua pero no encuentran, y se les seca la lengua de sed. Pero yo, Dios de Israel, no los abandonaré. Yo, Yavé, los escucharé. Isaías 41:17 El oprimido encuentra su refugio en el Señor; Él es su fortaleza cuando lo rodea la angustia. Salmo 9:10 “Sean valientes y firmes, no teman ni se asusten ante ellos, porque Yavé, tu Dios, está contigo; no te dejará ni te abandonará.” Deuteronomio 31:6 Porque Dios no rechazará a su pueblo, ni abandonará su herencia. Salmo 94:14

Porque Yavé no rechazará a su pueblo en atención a su gran nombre, ya que se ha dignado hacer de ustedes su pueblo. 1 Samuel 12:22 Yo estoy con ustedes todos los días hasta que se termine este mundo. Mateo 28:20b  Acérquense a Dios y Dios se acercará a ustedes. Santiago 4:8 Respeten al Señor todos los fieles, pues de   nada carece quien lo teme. Salmo 34:10 Estoy seguro que mi Dios proveerá a todas la necesidades de ustedes, según su riqueza y su generosidad en Cristo Jesús. Filipenses 4:19 Pues bien, yo les digo: Pidan y se les dará, busquen y hallarán, llamen a la puerta y les abrirán. Porque todo el que pide recibe, y el que busca halla, y, al que llame a una puerta, se le abrirá. Lucas 11: 9 10 Den, y se les dará; recibirán una medida bien llena, apretada y rebosante, porque, con la medida que ustedes midan, serán medidos. Lucas 6:38 Después que el Señor les haya dado el pan del sufrimiento y el agua de la aflicción, él, que es su educador, ya no se ocultará más y ustedes verán al que les enseña.

Tus oídos sentirán sus palabras resonar detrás de ti : “Este es el camino que debes seguir”, ya sea que vayan por la derecha o por la izquierda. Isaías 30: 20 21 Pues sus proyectos no son los míos y mis caminos no son los mismos de ustedes,   dice Yavé. Así como el cielo está muy alto por encima de la tierra, así también mis caminos se elevan por encima de sus caminos, y mis proyectos son muy superiores a los de ustedes. Isaías 55: 8 9   No lo olvides, Dios es un Padre Amoroso, que ha permitido esta prueba para llevar tu matrimonio y familia donde siempre ha querido ternerlos, cerca de Su Corazón y si permitió la prueba te dará los medios para soportar y salir de ella (la promesa es que la prueba no superará nuestras fuerzas) Hay testimonios hermosos, donde esposas pasaron momentos difíciles pero Dios no les abandonó Ver el testimonio de Nidia   (Sección de testimonios)

Te lo asegura Dios, confía en El, pórtate santamente (aleja de tu vida el pecado y toda maldad) y confía en  El y no te faltará nada. Hay que reconocerlo, estas en una prueba pero El ha prometido no abandonarte en ella, sostenerte y auxiliarte, saldrás de esta prueba victoriosa/victorioso, pero debes caminar un sendero de confianza y fe absoluta, aprender a hablar con Dios, aprender a escucharle en LA PALABRA, EN TU CORAZÓN  EN LOS SIGNOS, y a dar testimonio a cada segundo del amor que sientes por El, del amor que sembró en ti, del amor que Dios te tiene. Eso si, una cosa es clara, Dios no hará el trabajo que te corresponde a tí, El pondrá los medios y las personas para ayudarte, pero si te quedas quieta/quieto paralizado sin hacer nada esperando a que lluevan las soluciones, las bendiciones no fluirán, Dios no patrocina ni la cobardía, ni la pereza. Toma una buena decisión.. Ora antes de hacerlo… pero insisto… te aconsejamos no demandar, ni llevar a los estrados (ante el juez) a tu cónyuge pero si decides hacerlo, se extremadamente justa/justo no pidas una moneda de más, se ejemplar e intachable en cada momento y en especial en esos, si deseas ver la restauración de tu familia. Dios te bendiga.