Nunca se es feliz lejos de Dios, el pecado no  logra saciar la sed de lo eterno y bueno que tiene nuestra alma.

Nuestras oraciones ayudarán al retorno de los que se fueron y Dios a ratos se vale de estas “pérdidas” para rescatarte a ti y rescatar a tu cónyuge. Y se valdrá de tus oraciones y conversión para traerle. Pero realmente regresan porque EL les ama mucho más que nosotros (les ama y nos ama con amor eterno), y que dio Su vida por esa persona que talvez ahora te hiere y que extrañas, pues le amo hasta dar la vida por ella., y no descansará hasta que regrese.

Entonces les dijo esta parábola. ¿Quién de vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en  el desierto, y va a buscar la que se perdió hasta que la encuentra?   Y llegando a casa, convoca a los amigos y vecinos, y les dice:   “Alegraos conmigo, porque he hallado la oveja que se me había perdido.”   Os digo que, de igual modo, habrá más alegría en el cielo por un solo pecador que se convierta que por 99 justos que no tengan necesidad de conversión.

Lucas 15,3 7