Hermanitos: Me da mucho gusto escribirles de nuevo, como Ustedes saben, mi matrimonio dio grandes pasos a su restauración, espero en Dios por fin para este 21 de agosto recibir la bendición del matrimonio y así agradar a mi Señor y poder permanecer en su gracia. Les comento que no he podido entrar a ver correos ni escribir por cuestiones de trabajo, gracias a Dios, pero siguen en mis oraciones y no abandono este grupo, oro por la restauración de sus matrimonios y mientras esta no se da, que Dios Padre los ilumine, los consuele y los fortalezca. Por otro lado quiero contarles mi vivencia con respecto al Rosario de la Llama de Amor, creo que definitivamente este me ayudó a la restauración de mi matrimonio, aunque les puedo decir que yo no lo conocía y que fue mi Señor quien fue abriendo caminos para conocerlo, y para hacerme entender que ese era un medio para lograr mi restauración y la de mi matrimonio.

En este testimonio, creo que Dios derramo muchísimas pero muchísimas bendiciones, aun así no cuento todas pero téngalo por seguro Dios es muy generoso, el bendice a manos llenas, y si no cuento las demás bendiciones es porque sería muchísimo más largo este testimonio. ¡Anímense hermanos, sean fieles y dóciles a Dios!.