Hermanos:

Soy luchadora desde hace varios años y continúo fiel en la lucha, en manos del Señor y de la Santísima Virgen María. Es imposible sintetizar en un relato tantas experiencias hermosas vividas durante mi lucha y tal vez tratare de escribir  y hacer varios escritos de lo que ha sido mi proceso de restauración personal  y familiar.

Este escrito lo titulé ¨Santísima Virgen de Gualalupe Intercesora¨, pues, fue la Santísima Virgen María en esta advocación, quién salió a mi encuentro en uno de los momentos mas dolorosos y difíciles de mi vida, luego de mi crisis matrimonial que desencadenó en separación y divorcio.

Poco conocía de la Santísima Virgen Maria, poco le oraba a ella, el Santo Rosario era aburrido para mi, era la repetición de la repetidera. Un día me encontré una estampita de la Santísima Virgen de Guadalupe y a partir de este momento por un año, me la regalaban en medallas, iba a algún lugar y lo primero que veía era su imagen, iba caminando por la calle y me encontraba una estampita y un día, lo que mas llamo mi atención es que vino a mi casa una vecina y me invitó a un Rosario por la Unidad de las Familias y me dice que tiene en su casa una Virgen Peregrina y una vez mas era la Santísima Virgen de Guadalupe. Yo acepté la invitación y a partir de ese día, la Santísima Virgen Maria estuvo peregrinando por 12 meses cada semana en mi casa. Venían mis vecinos con la Virgen Peregrina y cada semana rezábamos frente a ella el Santo Rosario por las familias. Coloquialmente le decía a las personas que tenía cerca,  es que la Virgen de Guadalupe me persigue, y un día escuche una voz en mi interior que me dijo: ¨La Santísima Virgen no te persigue… TE ACOMPAÑA¨.

Recuerdo con mucho cariño la ultima vez  que la Santísima Virgen Maria Peregrina, vino a visitarme, porque a los pocos días de manera inesperada, me salió un viaje a la Ciudad de México y tuve la oportunidad de ir al Santuario y pedir a mi Madre Santa su poderosa intercesión por mi  y por mi familia. A raíz de ese viaje, llegaron grandes bendiciones para mi, para mi familia, para los hermanos de Jesus Salva mi Familia en mi país.

El encuentro con la Santísima Virgen María me trajo nueva Fe,  nuevas fuerzas, renovó en mí la Esperanza,  y como resultado de este maravilloso viaje y mi proceso de conversión, el Señor me concedió  a los pocos meses, el reencuentro con mis hermanos de sangre que por diferentes motivos estábamos distanciados, el reencuentro con mis padres (después de 4 años de no verlos por sus constantes peleas y su difícil proceso de divorcio) y la restauración de mi familia de sangre, ya que mis padres tenían mas de 25 años de estar separados y un proceso de divorcio que tardó aproximadamente 15 años y fue muy doloroso.

Le doy gracias públicamente a Dios y a la Morenita por las bendiciones que trajeron a mi vida, y a mi familia. Doy Gloria a Dios por la restauración de mi familia de Sangre, por el reencuentro de mis padres, y por el perdón que se prodigaron. Luego de tantos años de separación y divorcio hace casi 2 años, hicieron su  renovación de Votos Matrimoniales y desde entonces la familia permanece unida y viviendo tiempos de restauración.

Le pido a Dios que nos mantenga unidos en su amor y que viva y reine en nuestro hogar. Que nos haga testimonio de su amor y de su infinita misericordia.

En agradecimiento a mi Madre Santa, hoy tengo un lugar especial en mi corazón y en mi casa para ella y espero que este sea un pequeño Santuario, donde las personas que vengan a visitarme se lleven un pedacito de cielo, y que a través de Ella, se conviertan y reciban su bendición.