Hola a todos: He estado pensando mucho en esta frase: “si del cielo llueven limones aprende a hacer limonada” (así dice una canción de Willi Colón) otra frase equivalente es: “Al son que me toquen bailo” Bueno para ¿dónde voy? El tema es que sé que muchos o mejor todos los que estamos acá en el grupo pasamos dificultades, una grandes otras pequeñas, otras insoportables o fugaces o duraderas y renegamos, lloramos, pataleamos, reclamamos y hasta regañamos a Dios de cómo es que se le ocurre ponernos a sufrir así, somos tan buenos y todo lo hemos hecho tan bien y es probable que sea así, que hayamos hecho todo lo que nos indiquen los manuales y nada funcione bien. He comprendido, con mucho dolor (para serles franco) que todo ” todo sucede para bien de los que aman a Dios “(Rm 8, 28) si en este momento no tenemos todo lo que queremos, ni se nos proporciona todo lo que esperamos, pues confiemos en que Dios nos ama, que es un Padre y si aún no se dan ciertas situaciones es por nuestro bien. Debemos confiar en Dios como confía un niño de 4 años en su padre, sin cuestionar y solo obedeciendo. Si llueven desprecios, problemas, fracasos, pues demos gloria a Dios, Llegará el día cuando lluevan bendiciones, y triunfos y daremos también gloria a Dios. No esperemos a que todo esté bien para ser agradecidos con Dios, démosle gracias por estas dificultades que pasamos démosle gracias por que por estas dificultades nos hemos tenido que aferrar más a Él y conocerle, sabemos que Dios nos ama y es nuestro Padre y es mejor que cualquier padre de la tierra y que todos los padres juntos, Dios Padre nos ama tanto que si ve que tenemos que pasar por camino de cruz y crucifixión para resucitar a una vida nueva lo hará. Lo hizo con su Hijo amado y eso fue lo que nos enseñó Jesús, El recorrió ese camino “de fracaso” confiado en su Padre, sabiendo que todo sería para bien y recordemos que pidió que el Padre apartara el cáliz, pero le dijo: “hágase tu Voluntad y no la mía.” Por lo tanto Dios sabe qué nos conviene, no miremos más el dolor, no miremos más los efectos ni las consecuencias, llenemos cada día del amor que podemos dar, no lo desperdiciemos pensando en los dolores del pasado y el futuro oscurecido, llenemos el presente con todo el amor que podamos y si llueven limones, hagamos limonadas. No quedaremos arrepentidos, esas limonadas las disfrutaremos en esta vida y en la eterna. En Jesús y María. Miembro de JSMF.