Soy un hombre de 36 años , crecí en una familia que no me enseñó valores fuertes , ni amor , a los 13 años mi propios padres por problemas de alcohol me echaron de la casa y tuve que vivir de allá para acá , me críe sin una correcta cultura y con poca comprensión de lo correcto, lo más importante en aquella época fue que mis abuelos me enseñaron el temor a Dios; en fin amigos mi vida fue un desastre desde antes de nacer, muchos años después conocí a mi esposa Jeannette y me enamoré de ella, al no tener ningún apoyo familiar y muy pocos amigos de verdad, empecé a descarrilarme a un punto que era muy mal hablado , no medía lo que mi boca decía, ni la actitud que tenía, olvidé que las personas merecen respeto a pesar de no ser perfectas como yo tampoco lo soy.

Le fui infiel a mi esposa en una ocasión y ella me perdonó, aunque no de Corazón, años más tarde yo era un animal en mi comportamiento con ella, descargaba toda mi cólera de todo lo que había vivido en ella, la trataba muy mal al punto que ella no me trataba con cariño, desesperado por oír de ella que me amaba, comencé a ser un manipulador y cuando mi abuela murió aquella mujer que había sido como una madre para mí, fue muy duro tragar el dolor y callar; eso colapsó mi actitud y llevó mi situación al límite, al punto que quería oír a la fuerza de mi esposa que me dijera que me amaba y ella ya cansada de mí no decía nada, comencé a decirle que si no me quería que mejor se fuera de la casa, esto para lograr que me dijera que me amaba.

Un día ella se marchó. Fue el día más terrible de mi vida pues en mi interior yo no deseaba perderla como siempre había perdido a las personas que quería o debían quererme, fue terrible tratar de afrontar el momento, ella se fue con mi hija y no quería nada conmigo, ni siquiera que la llamara por teléfono, sentí que moría día a día, que ya no podía seguir.

Un día encontré esta página por milagro de Dios y mi vida cambió de repente, hice los pasos que me indicaba para Restaurar el Matrimonio; busqué ayuda profesional y espiritual para ser mejor ser humano y poder ofrecer a mi esposa e hijos un mejor hombre, estuvimos separados 5 meses exactos y en ese tiempo nunca dejé de orar pidiéndole a Dios por la restauración, hoy ya hace más de 6 meses que volvimos, no les voy a decir que ya todo es como antes, porque gracias a Dios no es así, ya no pienso como antes no soy el machista que era, el que pensaba que siempre tenía la razón y estaba por encima de la opinión de los demás, ahora lucho por forjar un mejor mañana con la ayuda de Dios, oigo y pienso más y hablo menos, no le hago caso a mi cuerpo y a mi instinto si no a mi Corazón.

Soy catequista en la iglesia y eso me hace sentir maravilloso; sé que no soy perfecto y no tengo que serlo, solo debo seguir los pasos de quien me enderezó la vida y quitó las piedras de mi camino, solo debo escuchar a Jesús hablar como él quiere que hable, pensar como él quiere que piense y hacer lo que él me indica para que mi vida, que no es mía si no dé el y de los demás, tenga un verdadero valor, si lees esto y piensas que tu problema es grave y no tiene solución, sabes que te llegó el día que debes conocer al que todo lo puede, solo arrodíllate y dile: Señor Jesús: Perdóname por dejarte de lado en mi vida, siendo tú el dueño legítimo de mi ser, tómame en tus brazos y hazme fiel servidor de tu causa, estoy cansado de pecar y de rechazarte, derrama sobre mi tu Santo Espíritu y fortaléceme, por tu eres lo primero en mi vida, corrige mi actitud y haz que ponga a mis pies cimientos firmes para crecer como árbol que dé refugio a quien lo necesite, haz de mi un árbol de fresca sombra y fruto valioso y ayúdame a cumplir con tu santa voluntad. Amén. ¡Todo es posible para Jesús, solo cree!.