“Si alguien es sabio, que comprenda estas palabras, y si es inteligente, que las entienda. Pues los caminos del Señor son derechos y por ellos caminan los buenos, mientras que los malos en ellos tropiezan.” Oseas 14:10 Si alguna vez has desempacado una nueva impresora o algún otro accesorio, bajo el embalaje de espuma de poli estireno, probablemente has descubierto un grueso manual de instrucciones.

Mi primer pensamiento cada vez que abro algo nuevo es que nunca llegaré a dominar todo lo que viene en el manual. Busca un poco más en la caja y tal vez encuentres una guía rápida, con información suficiente para comenzar a operar tu nuevo dispositivo. No pretende contestar todas las preguntas, sino sólo indicarte la dirección correcta. Me gustaría darte una guía rápida para estar de pie por tu matrimonio. Al igual que una impresora nueva, esto no es el manual completo, sino algunos consejos tanto para indicarte la dirección correcta, como para ayudarte a evitar errores. El manual completo se encuentra en la Santa Biblia. Para ser una persona de pie por su matrimonio exitosa, tienes que leer y meditar la Biblia cada día. Con base en lo que mi esposa y yo hemos estado escuchando de gente como tú, aquí está nuestra guía sobre el permanecer de pie” “Mi pueblo fue destruido por falta de conocimiento. ” Oseas 4:6 1. No esperes que la gente entienda o apoye tu estar de pie por la restauración de tu matrimonio. Dios te ha dado a ti, no a otros, la tarea y la responsabilidad de permanecer junto a Él para orar por tu cónyuge. Debido a esto, hay que buscar siempre a Dios y no a las personas por ayuda.

  1. El día que prometiste a Dios que estarías de pie por tu matrimonio, te volviste como un pararrayos para los ataques del enemigo. Espera ser tentado en maneras que nunca imaginaste. Anticipa que las circunstancias empeoren. Sabes que tú y tu familia, son ahora una amenaza para la obra de satanás y el maligno y sus demonios intentarán por todos los medios que te des por vencido. Si eres un pararrayos para los ataques satánicos, Jesucristo es tu tierra. Sólo Él puede protegerte de todo daño. A quien ustedes perdonen, también yo le perdono, y lo que he perdonado, si realmente tenía algo que perdonar, lo perdoné en atención a ustedes, en presencia de Cristo. Así no se aprovechará satanás de nosotros, pues conocemos muy bien sus propósitos. 2 Corintios 2:10 11.
  2. Siempre recuerda que esta es una batalla espiritual, y las batallas espirituales se ganan con armas espirituales. El seguir un programa secular de alguien, con la esperanza de restauración matrimonial es como ir a la guerra en Irak o Afganistán armado sólo con una pistola de agua de juguete.
  3. Tu compañero amado ha sido tomado cautivo por satanás para hacer su mala voluntad. Las palabras y acciones que te lastiman hoy, son las del enemigo y no de tu cónyuge. Recuerda, satanás es el padre de todas las mentiras, así que no esperes a oír la verdad de tu cónyuge pródigo.
  4. De una forma u otra, tu pródigo atestiguará o escuchará sobre tu cambiado estilo de vida, cuando comiences a buscar solo a Dios para sanar y restaurar tu matrimonio y familia. Tu pródigo, con su vida en picada, será extrañamente atraído por la paz que tienes, a pesar de las circunstancias. Clama esa paz con una constante y estrecha relación de amor con Jesucristo. La paz que atrae a los pródigos viene sólo de Dios, y no de cualquier auto ayuda o programa secular diseñado para traer a tu cónyuge a tu puerta.
  5. Recuerda siempre, no se trata de persuadir o manipular a tu cónyuge pródigo de vuelta a casa, para que tú seas feliz. Es una batalla de vida o muerte por el destino eterno del alma de tu pródigo. El resultado final será la vida eterna en el cielo, o una vida en el infierno, dependiendo de lo que tu amado haga con Jesús.
  6. Tu estar de pie es mucho más que tú y tu cónyuge. También es tu familia, tu círculo de influencia, tus generaciones futuras, e incluso gente que ni siquiera conoces está silenciosamente siguiendo tu ejemplo.
  7. En la mayoría de los casos, tu cónyuge pródigo está mejor viviendo en su casa que afuera. Entendemos que hay factores de seguridad y salud que deben ser considerados, pero obligándolos a abandonar el hogar familiar es a menudo echarlos al salón de juegos de satanás. Mientras permanezcan en el hogar, podrás detectar mejor las necesidades espirituales de tu compañero y así orar por ellas.
  8. Esperamos que cada área de la vida de tu pareja cambie a medida que silenciosamente busca alivio de la tormenta que el enemigo está trayendo a su camino. No desfallezcas por los cambios de trabajo, mudanzas a lugares distantes, nuevos pasatiempos y atracciones, o incluso por un a menudo forzado intento por legalizar su adulterio mediante la celebración de un matrimonio no de pacto con otra persona. Si estás de pie firme, Dios te sigue considerando casado.
  9. Independientemente de por qué tu cónyuge se fue de casa, y a pesar de lo que esté diciendo, la mayoría de los pródigos se involucran con otra persona durante su experiencia en el país lejano. No seas devastado si eso sucede.
  10. No importa qué etiqueta con sonido profesional haya sido pegada a tu cónyuge rebelde, la conclusión es que cada esposo o esposa que ha salido del matrimonio lo ha hecho a causa del pecado. Tu amado puede tener un problema de sexo, sustancia o egoísmo. Puede ser que hayan sido diagnosticados, a menudo por un profesional que nunca los ha visto, con un desequilibrio químico, trastorno bipolar o problemas de la mediana edad. De todos modos, aún tienen un problema de pecado. Los matrimonios sanan cuando los cónyuges dejan excusarse con los términos del hombre y empiezan a atacar el problema del pecado de su pareja en el cuarto de oración. (¿No te parece extraño que alguien pueda tratar de diagnosticar a tu cónyuge sin tener que verlo en persona?)
  11. Ningún humano puede decir el día exacto en que tu pródigo se arrepentirá y volverá a casa. Sabemos de muchas buenas personas que se encuentran de pie por sus matrimonios, que han sido casi destruidas cuando alguien que pasa por la ciudad profetiza una fecha exacta para la restauración, y esa fecha viene y se va sin que pase nada. La fecha es asunto de Dios y no del hombre. Como persona de pie por tu matrimonio, tienes que vivir cada día como si fuera tu día de restauración. Despierta cada día mirando hacia afuera y preguntando a Dios si este es el día.
  12. Permite a Dios ser Dios en traer a casa a tu pródigo, a Él mismo, y a casa contigo. Ten cuidado de no establecer condiciones para el retorno de tu pródigo sin primero buscar a Dios por su Voluntad. Desconfía de las personas que quieran ayudarte a establecer reglas para el retorno de tu pródigo.
  13. Permanecer de pie no es recitar una oración, ni tampoco asistir a las reuniones, o hablar lo que habla una persona de pie por su matrimonio. Debe convertirse en una forma de vida para ti. Esa forma de vivir la vida como lo hizo Jesús. No debe haber lugar para el pecado, en cualquier forma en tu vida. Si te dices alguien que está de pie, debes querer ver que tan lejos de la línea del pecado puedes vivir, y no experimentar con lo que Dios te permitiría salirte con la tuya. Las cosas pecaminosas de este mundo deben ser constantemente eliminadas de tu vida y ser sustituidas por las cosas de Dios. Vivir una vida santa.
  14. El estar de pie no se aprende, ni es dominado todo a la vez. Se aprende paso a paso (o error por error) a la vez. Dios permite los errores en tu estar de pie a medida que aprendes. No puedo decirte cuántas veces cada mes, una persona que se toma en serio el estar de pie, nos dice cómo realmente se ha equivocado con su Señor Dios, o con su pareja. No, no lo has hecho. Dios permite errores, y Él los perdona cuando nos arrepentimos. La única manera de “realmente equivocarte” es renunciar a Dios y a tu cónyuge pródigo. Aun así, Dios permite iniciar de cero.

De alguna manera, Él cubre todos nuestros errores, cuando nos arrepentimos con sinceridad, como la marea llega a la orilla de la playa. Cada signo de imperfección es arrastrado.

  1. Si estar de pie se convierte en “muy difícil” y “no lo puedes hacer más” (sea lo que sea) y renuncias a estar en pie, nada va a ser diferente en tu vida mañana. Tu cónyuge pródigo será el mismo, al igual que tus circunstancias. La única diferencia es que has renunciado a tu esperanza y, en efecto, compraste aquello de “Algunas cosas son imposibles incluso para Dios”, una declaración que simplemente no es verdad. Si limitas a Dios en la restauración de tu matrimonio, también lo limitas cada vez que lo necesites en el futuro. Nada es imposible para Dios.
  2. Otro dato duro del estar de pie es que debes permanecer lejos de, y no aceptar consejos de gente llamada “Ellos”. A menudo oímos cómo “ellos sienten que Dios tiene a alguien mejor para mí”, o “ellos dijeron que debía seguir adelante con mi vida”. Cuando “ellos dicen que mi matrimonio no tiene esperanza”, deseamos responder. No se trata de lo que “ellos” digan, sino de lo que Dios dice. No puedes estar escuchándolos a “ellos” y a Dios al mismo tiempo. Un espíritu abierto adquiere conocimientos; el oído del sabio está atento al saber. Proverbios 18:15 18. Posiblemente me han oído decir con anterioridad que si hubiera habido internet y correo electrónico hace unos años, cuando estábamos divorciados y mi esposa estaba de pie con Dios y orando por mí, no estoy seguro de que estaría aquí hoy. Si yo, como cónyuge pródigo hubiera leído algunas de las cosas sobre mí que incluso buenas personas de pie por sus matrimonios escriben en Internet hoy en día, hubiera corrido en la dirección opuesta. Es casi como si las personas de pie por sus matrimonios creyeran que están teniendo una conversación privada con un amigo, cuando diagnostican y revelan las fallas y debilidades de su pareja en línea. Hay acceso a Internet en las pocilgas de la vida también, y los pródigos leen los encabezados de mensajes y salas de chat también, y un daño adicional se hace a los ya problemáticos matrimonios. Si cada persona de pie por su matrimonio diera la mitad a Dios de todo el tiempo que están dando a su computadora por un período de seis meses, veríamos matrimonios restaurados en masa. Debido a que algunas personas de pie por sus matrimonios son adictas a las salas de chat y otras actividades en línea, sospecho que no va a suceder. En su lugar, van a seguir cojeando, al escribir, “No vas a creer lo que él / ella lo hizo ahora”, y luego solicitar consejo, no de Dios, sino de amigos en línea, muchos de los cuales nunca han visto cara a cara y algunos de los cuales ni siquiera son quienes dicen ser. Nuestros compañeros de pie seguirán escribiendo a oraciones en línea, y llamando a eso tiempo devocional, en vez de dar la cara ante Dios Todopoderoso, y clamar a Él. Antes de decir, “Nada sucede en mi estar de pie”, y yo te pregunto: “¿Qué pasa en tu cuarto de oración?” Si tienes tiempo en tus manos, úsalo en la oración.
  3. Es un hecho que Dios está de tu lado. Su palabra tiene dirección para todas las situaciones que tendrás que enfrentar. La gente podrá decir, con base en el razonamiento humano, que “Se acabó”, pero Dios no lo hará nunca.
  4. No permitas que otras personas heridas ayuden a “arreglar” tus problemas. Si no pueden arreglar sus propios problemas, ¿por qué permitirles intervenir en los tuyos? Ese es el trabajo de Dios, y no de ningún otro humano.
  5. El viaje de regreso a casa del pródigo está lleno de falsos intentos. Por favor está preparado para ello. Personas de pie por sus matrimonios están siendo devastadas por “Él / Ella llegó a casa ayer y hoy de nuevo se ha ido”. Todo esto es parte del proceso del pródigo. Debes ser consciente de ello, y orando en contra por la batalla espiritual que se está librando por tu amado. (Adicionalmente, permítanme decir que la mayoría de los pródigos que están en el camino a casa están haciendo lo mejor que pueden, a la luz de su ausencia de armas espirituales para esta batalla espiritual. Es por eso que tus oraciones son tan importantes.)
  6. Los pródigos vuelven a casa. Volvemos a casa, no a las personas que están incursionando en estar de pie, sino llegamos a casa a los cónyuges que son serios en su relación con Jesucristo, y serios en la oración por alejar a su cónyuge del infierno. Llegamos a casa a personas que se encuentran firmes y que no son sorprendidos por lo inesperado. Llegamos a casa a los cónyuges que rezan y que no han establecido plazos para Dios, ni para nosotros. Llegamos a casa a cónyuges de pie y que esperan y que se esfuerzan por cubrir nuestra desnudez pecaminosa delante de los demás, no compartiendo todo lo que saben o sospechan. Nosotros los pródigos volvemos a casa a los cónyuges que están caminando con Dios 100% del camino. Que comiences hoy a ser el tipo de buena persona de pie por su matrimonio, piadosa, a la que los pródigos vuelven al hogar, ¡con frecuencia de repente! Pido que el amor crezca en ustedes junto con el conocimiento y la lucidez. Quisiera que saquen provecho de cada cosa y cada circunstancia para que lleguen puros e irreprochables al día de Cristo, habiendo hecho madurar, gracias a Cristo Jesús, el fruto de la santidad. Esto será para gloria de Dios y un honor para mí. Anónimo.